11 de agosto de 2020 11/8/20

Almussafes reabre el próximo martes su mercado ambulante con estrictas medidas de seguridad

Imagen de archivo
Imagen de archivo
  • Tan solo se podrán adquirir productos alimentarios y de primera necesidad, excluyendo hostelería y restauración

A partir del próximo martes 12 de mayo la población almussafense podrá volver a comprar productos alimentarios y de primera necesidad en el mercado ambulante de la localidad. Para ello, el Ayuntamiento ha publicado la normativa que se seguirá las próximas semanas para evitar el contagio, un reglamento que se ha redactado con las condiciones de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública como base. Además de establecer distancias de seguridad entre personas y puestos y de intensificar la vigilancia, el mercado se traslada al Parque Central, donde se establecerá un punto de entrada y otro de salida. El uso de gel hidroalcohólico, que proporcionará el propio Ayuntamiento, será obligatorio.

Tras dos meses sin celebrarse debido a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, el próximo martes 12 de mayo el Ayuntamiento de Almussafes reabre su mercado ambulante con el objetivo de reactivar la economía y volver a poner a disposición de la ciudadanía un mayor número de establecimientos en los que adquirir productos alimentarios de proximidad. Esta reapertura se hará, tal y como exige la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública, siguiendo estrictas medidas de seguridad para evitar al máximo el riesgo de contagio.

“Poco a poco vamos retomando la actividad económica en Almussafes y lo hacemos con todas las precauciones posibles y siguiendo siempre las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Hemos realizado diversos cambios en el mercado no sedentario para que tanto comerciantes como consumidores estén seguros en esta nueva etapa y estoy convencido de que la población responderá muy positivamente”, comenta el concejal de Comercio y Mercado, Alex Fuentes.

En este regreso, y hasta que la superación de las fases de la desescalada planteada por el Gobierno lo permitan, tan solo podrán participar paradas alimentarias y de primera necesidad, excluyendo hostelería y restauración. Asimismo, para garantizar la distancia social, el consistorio ha decidido trasladar el mercado al pasillo denominado ‘Rosa de los vientos’ del Parque Central. Para controlar el aforo del recinto, se establecerá un control de acceso, habilitando la entrada en la calle Santa Ana y la salida en el paseo de la zona verde.

El agente de control del mercado, que estará asistido por personal del Ayuntamiento, controlará la entrada y salida del público, garantizando la vigilancia del espacio para el cumplimiento de las normas de distanciamiento social y control de afluencia. De esta forma, se busca evitar aglomeraciones durante el proceso de compra. Otra de las medidas adoptadas por el ejecutivo municipal para extremar las precauciones es la disposición de un dispensador de hidrogel o de cualquier otro desinfectante, producto que será de uso obligatorio para todas las personas que accedan al espacio de compra.

Distancia de seguridad

Ya en el interior, los puestos de venta deberán estar separados por una vía de tránsito y con una distancia mínima entre ellos de 6 metros. Además, se permite una separación mínima de 2,5 metros entre los laterales. Dentro de cada puesto, las personas vendedoras deberán guardar entre sí una distancia mínima de 2 metros, quedando restringida la actividad comercial a un único operador en caso de que las medidas del puesto no hagan posible esta separación física.

La normativa aprobada también establece que se marcará una distancia de dos metros entre el puesto de venta y la clientela para que el contacto sea mínimo, misma separación que deberá respetarse entre las personas que se encuentren a la espera de ser atendidas. Para completar el listado de medidas de seguridad, tan solo vendedores y vendedoras podrán tocar los alimentos o productos, siempre con guantes de protección y mascarilla, y los puestos deberán ser limpiados y desinfectados con frecuencia, sobre todo al final de la jornada, momento en el que se obligará a realizar este proceso en maquinaria, dispositivos y otros elementos del establecimiento.

Subir