11 de abril de 2021 11/4/21

Vicente Casanova lanzará en 2015 la urbanización de la Vila con 150.000 euros

Vicente Casanova lanzará en 2015 la urbanización de la Vila con 150.000 euros - (foto 1)
  • El alcalde de Almassora confirma que la intervención tendría un coste global de un millón de euros que debería ejecutarse por sectores y en varias anualidades

El Ayuntamiento de Almassora lanzará el próximo 2015 la urbanización del casco antiguo de la Vila con una inversión de 150.000 euros. La suma dará continuidad a los trabajos que ya ha desarrollado el consistorio y que han permitido obtener un levantamiento topográfico y fotogramétrico de detalle de todas las calles de la Vila.

Esta primera inversión, que ha facilitado al área técnica de Urbanismo una visión de detalle, de los niveles y fachadas de todas y cada una de las viviendas del casco antiguo, supuso un desembolso próximo a los 20.000 euros. Contratado a la firma Tical, “el documento nos ha permitido seguir avanzando hacia la deseada urbanización del entorno”, tal y como ha señalado el alcalde de Almassora, Vicente Casanova.

Ahora el objetivo es seguir dando pasos hacia la urbanización del casco antiguo “con una inyección de 150.000 euros que hemos reservado en el presupuesto de 2015”, ha declarado el alcalde. “Una vez tenemos esta documentación y somos capaces de actuar con una visión global, el objetivo es lanzar el próximo año una primera fase de un plan de ejecución que ocupará todo el casco antiguo”.

Esta primera inversión tendría un fondo de 150.000 euros y “distribuido en anualidades, se elevaría al millón de euros”. Así las cosas, la propuesta que ha presentado el alcalde establece un importe de 150.000 euros para el año 2015, una suma de 250.000 euros para 2016, y 600.000 euros a distribuir en partes iguales en los años 2017 y 2018. “Esta es solo una previsión, que por supuesto se puede modificar y ajustar a las necesidades que se puedan producir y que permitirían adelantar las obras y reducir anualidades para agilizar el proyecto”.

En todo caso, esta circunstancia deberá establecerse en un plan de ejecución que definirá “no solo los plazos, sino también los sectores en los que actuar, puesto que somos conscientes que el proyecto debe ejecutarse por zonas de modo que las molestias que se generen estén acotadas a determinados tramos y no se extiendan al 100% del entorno residencial”.

Continuar por el entorno iglesia

Tras una primera fase de semipeatonalización que rodea el entorno de la iglesia de la Natividad, “la intención es iniciar este proyecto por la plaza de la iglesia, que es el punto más bajo del casco antiguo y sobre el que se daría continuidad al proyecto ya ejecutado”, ha explicado Casanova.

En todo caso, el plan de ejecución que debe definir esta primera inversión debe definir tanto el pavimento a utilizar en las obras, las instalaciones aéreas que se han de enterrar, así como los suministros que se han de contemplar. Todo ello, “tratado con un criterio de uniformidad, que delimite tanto el espacio sobre el que actuar como los materiales a utilizar”.

Cabe indicar que la Vila se regula en estos momentos por dos normativas. Por un lado, la establecida en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1998 y, por otro lado, la correspondiente a la declaración como BIC del entorno residencial.

Subir