12 de noviembre de 2019 12/11/19

La Policía Local de Almassora desarrolla una campaña de control de perros potencialmente peligrosos

  • Los titulares deben inscribir a sus mascotas en el censo municipal y utilizar bozal y una cadena no extensible de un máximo de dos metros en caso de que se encuentren en la vía pública

La Policía Local de Almassora de Almassora está desarrollando durante este verano una campaña sobre el control de perros potencialmente peligrosos con la finalidad de poner en conocimiento de los dueños de este tipo de mascotas las obligaciones que comporta tener en posesión este tipo de animales. Los agentes mantienen el control por diferentes zonas de la localidad en turnos de mañana y tarde con el objetivo de informar a los titulares sobre sus obligaciones y, en su caso, proceder a la sanción.

Diego Castell, regidor de Salud Pública en el consistorio, ha informado que, “la posesión de un perro de raza considerada como peligrosa implica el uso de bozal cuando se encuentra en un espacio público, así como obliga al titular a utilizar una correa no extensible y con un máximo de longitud de dos metros”, ha detallado el titular de la cartera.

Por el momento, las labores de control que han desarrollado los agentes han permitido informar a propietarios y, en tres casos, sancionar a los titulares. Además, la campaña ha permitido poner en conocimiento de muchos vecinos la obligación de registrar a sus mascotas en el censo municipal de animales. “El censo es una herramienta útil que no sólo nos permite tener una contabilidad de los animales que existen en la población, sino además tener identificados a sus propietarios para que, en el caso de que se extravíen, localizar a sus titulares con celeridad”.

Cabe señalar que las sanciones que la Policía Local impone por incumplimiento de la norma pueden suponer una sanción que oscila entre los 30 euros, si son infracciones leves, hasta los 18.000 euros, en el caso de que las sanciones tengan la consideración de muy graves. Desde el ayuntamiento, Castell ha hecho un llamamiento para que “todos los residentes que poseen una mascota que está pendiente de ser inscrita en el censo municipal, se acerquen hasta el consistorio para registrarla”.

Colaboración ciudadana
La finalidad del consistorio es velar por la seguridad de los vecinos y promover la inscripción en el censo, “puesto que los propietarios de mascotas sí inscriben a sus animales en el Registro Informático Valenciano de Identificación Animal (RIVIA), aunque no acostumbran a darlos de alta en el padrón municipal”. Una circunstancia que advierte el balance que periódicamente ofrece el RIVIA “y que difiere de los resultados que registra el censo de la localidad”, ha reconocido el regidor.

Por último, el edil ha hecho un llamamiento a los vecinos para denunciar comportamientos incívicos, de modo que “entre todos evitemos maltratos a los animales, el incumplimiento de la normativa local y, también, la proliferación de excrementos en vías y entornos públicos”. Con este fin, Castell ha recordado que el consistorio instaló en parques y jardines paletas como las situadas junto a la residencia de la tercera edad, la zona verde del grupo Pío XII, así como otras áreas ajardinadas como el Darremur, la plaza Santa Isabel o la plaza Víctimas del terrorismo, “para recordar a los propietarios de mascotas su obligación de recoger los excrementos de sus animales y mantener el entorno público en condiciones óptimas”.

ocultar
La Policía Local de Almassora desarrolla una campaña de control de perros potencialmente peligrosos
Subir