26 de enero de 2021 26/1/21

El Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares luce esplendoroso gracias al caudal continuo de agua hasta el mar

El Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares luce esplendoroso gracias al caudal continuo de agua hasta el mar - (foto 1)
  • El tramo bajo desde el azud comunitario hasta les Goles, lleva agua de forma permanente desde hace varios días

MÁS FOTOS
El Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares luce esplendoroso gracias al caudal continuo de agua hasta el mar - (foto 2)
El Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares luce esplendoroso gracias al caudal continuo de agua hasta el mar - (foto 3)
El Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares luce esplendoroso gracias al caudal continuo de agua hasta el mar - (foto 4)
El Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares luce esplendoroso gracias al caudal continuo de agua hasta el mar - (foto 5)

Los 14 kilómetros lineales que conforman el Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares gestionado por los ayuntamientos de Almassora, Burriana, Vila-real, la Diputación de Castellón y la Generalitat Valenciana presenta desde hace unas semanas un aspecto admirable gracias al caudal continuo de agua que hay desde la salida del embalse de Sitjar en Onda hasta el Mediterráneo. Esta circunstancia extraordinaria ocurre desde principios del mes de noviembre con motivo del inicio del periodo de temporales de otoño en la provincia de Castellón. A estas alturas se pueden apreciar imágenes tan inusuales, pero a la vez llamativas como el salto o el paso de las aguas del Mijares por diversas construcciones hidráulicas como son saltando el pantano de Santa Quiteria o el azud de les Reballadores o inundando el paso de la Cossa. De hecho la visión más habitual es contemplar los últimos 10 kilómetros de río con un caudal de agua intermitente, sin continuidad fluvial, principalmente desde el azud comunitario de Almassora hasta la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Almassora (EDAR-Almassora) donde se vierten aguas tratadas al cauce del río. El río Mijares, desde aquí hasta el Mediterráneo, vuelve a ser un río con unos caudales mínimos de agua. A principios del mes de noviembre la Confederación Hidrográfica del Júcar decidió llevar a cabo desembalses técnicos desde los pantanos de cabecera del Mijares como son Arenoso, en la Puebla de Arenoso, y Sitjar en Onda, para evitar que lleguen al límite de su capacidad de almacenamiento y como medida de prevención para hacer frente al típico episodio de gota fría que se da durante el otoño en la provincia de Castellón y que puede provocar fuertes avenidas por desembalses sobrevenidos. A estas alturas se están soltando 4.500 y 4.000 metros cúbicos de agua por segundo desde los embalses de Arenós y Sitjar, respectivamente.

Fauna y caudal ecológico

Aves, peces y pequeños carnívoros son los grandes beneficiados de que el Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares tenga continuidad fluvial y lleve un caudal más abundante de agua. Por ejemplo en la misma desembocadura se están observando estos días hasta medio centenar de cormoranes grandes pescando y otras especies de gaviotas y ardeidas. En la zona del paso de la Cossa hay grupitos de ánades reales ocupando las zonas más tranquilas. Los peces migradores están siendo otros de los grandes beneficiados por el hecho de que el Mijares llegue con agua en el Mediterráneo. Por ejemplo especies como las lisas o las lubinas están penetrando a más de 1 kilómetro río arriba de la desembocadura. Otra circunstancia extraordinaria es la salida natural al mar de las anguilas europeas (Anguilla anguilla), una especie antes común, pero que ahora se ha convertido en un pez tan raro y escaso en los ríos mediterráneos españoles y europeas que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) la ha catalogado como en peligro crítico de extinción. Y si la desembocadura del río Mijares continúa abierta al mar durante los próximos meses, también se podría producir otro hecho extraordinario como es la entrada de cientos de angulas, río arriba, para completar el ciclo adulto en la zona media y de cabecera. Finalmente otras de las grandes beneficiadas por los caudales continuos de agua son las nutrias (Lutra lutra) que ya forman parte del catálogo de fauna del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares.

El agua del Mijares, la formación de las playas y la pesca

Otro de los grandes beneficiados de esta situación es el mismo mar Mediterráneo, ya que la llegada de agua dulce con el aporte de sedimentos y sales minerales en suspensión provoca grandes beneficios para el ecosistema costero y también para la fauna marina. Los sedimentos que transportan los ríos ayudan a la formación y regeneración natural de las playas. Antiguamente las corrientes marinas llenaban con regularidad las playas de arena nueva, pero desde el apresamiento de los ríos, el mar está escaso de materia prima. Este hecho está provocando que durante los últimos decenios la erosión de las playas continúe de forma imparable y se tengan que realizar costosas regeneraciones artificiales.

Por otra parte cuando el agua dulce del río llega de forma continua al mar otros de los grandes beneficiados son los peces y el sector pesquero. Las sales minerales que llegan al mar alimentan el fitoplancton marino, seres vivos de origen vegetal. El zooplancton marino, seres vivos minúsculos de origen animal, a la vez alimentan de este fitoplancton. Justamente en aquellas zonas marinas donde hay una abundancia de zooplancton se producen grandes concentraciones de peces pelágicos como la sardina, el boquerón y otras especies como son los crustáceos entre los que destacan las gambas, los langostinos, los cangrejos, las galeras y otros. Por tanto, el río Mijares con esta situación extraordinaria de caudal de agua permanente está dando riqueza en el Mediterráneo, una situación que favorece significativamente el ecosistema marino y todos aquellos profesionales que viven de él.

Subir