26 de enero de 2021 26/1/21

El nuevo carril bici urbano de Almassora conectará con Burriana y Castelló

El nuevo carril bici urbano de Almassora conectará con Burriana y Castelló - (foto 1)
  • El consistorio reserva 30.000 euros a la señalización y balizamiento de la vía ciclista

El Ayuntamiento de Almassora ha iniciado las obras del nuevo carril bici urbano que conectará con las salidas hacia Burriana y Castelló por la CV-18. La empresa contratada por el consistorio ha comenzado los trabajos en 1.800 metros lineales en la zona noreste como desarrollo del Plan de Movilidad Urbana Sostenible y en consonancia con la red integradora de itinerarios bici en el municipio.

En esta ocasión, el departamento de Urbanismo ha reservado 29.962,82 euros para desarrollar los trabajos de señalización y balizamiento que permitan conectar el carril bici existente al final de la avenida Almassora de Castelló con el que circula paralelamente a la CV-18 a la altura de la avenida Generalitat. Los trabajos se extenderán durante las próximas semanas para finalizar antes de que acabe el año.

La concejala de Territorio, Carmina Martinavarro, ha detallado que esta actuación afecta a la avenida Castellón y las calles Arboleda, Mosén Julio, Mosén Cornelio, Enrique Matutano, Estatut d’Autonomia y Pepe Clausell. Se trata de un área residencial donde calzadas y aceras permiten reservar este tramo de vía para ciclistas y favorecer así el uso de bicicleta dentro de la zona urbana y como conexión con los municipios vecinos.

La actuación sigue las líneas marcadas por la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado que son objeto de financiación europea a través de fondos FEDER en el caso del carril bici en el bulevar San Jaime. De hecho, la pretensión del equipo de gobierno pasa por desarrollar un anillo urbano que permita el desplazamiento sostenible en vías segregadas del tráfico rodado o bien a través de calzadas señalizadas con paso preferente de ciclistas.

En el caso de la actuación que desarrollan en la actualidad los servicios técnicos municipales, la nueva conexión permitirá también el desplazamiento hasta las inmediaciones de la piscina cubierta, el centro de salud de la calle San Pedro, la residencia municipal de la tercera edad, la zona deportiva del parque de Pesudo y el circuito adaptado infantil en ejecución en la calle Pepe Clausell.

A este respecto, el nuevo parque valorado en 40.000 euros, ampliará la oferta de ocio familiar con un itinerario accesible que se elevará hasta una altura máxima de 1,80 metros. Dos puentes de madera con un paso inferior junto al punto más alto y ocho paneles con diferentes texturas supondrán un aliciente para los más pequeños en un espacio que también permitirá la participación de menores en sillas de ruedas. De hecho, el tobogán doble abrirá la posibilidad de que pequeños que lo necesiten se deslicen acompañados de otra persona a su lado.

Subir