4 de marzo de 2021 4/3/21

El Ayuntamiento de Almassora requiere a la empresa del trinquete para liquidar las obras

El Ayuntamiento de Almassora requiere a la empresa del trinquete para liquidar las obras - (foto 1)

    El Ayuntamiento de Almassora ha comunicado a la empresa concesionaria de la construcción del trinquete la resolución del contrato por "incumplimiento culpable del contratista al abandonar la ejecución de la obra", como detalla la resolución remitida a la firma. De este modo, el consistorio requiere a la mercantil para que acuda a las obras y colabore en el proceso de liquidación a fin de dar por cerrado el proceso.

    El documento emitido por la administración municipal informa a la actual concesionaria de que incautará la garantía definitiva depositada para responder del contrato (de más de 40.000 euros), ya que la constructora ha incurrido en un incumplimento, como resolvió el Consell Jurídic Consultiu (CJC) de la Comunitat Valenciana el pasado 4 de juliol. Este órgano confirmó que la causa de la paralización es "imputable a la empresa contratista" y autorizó al Ayuntamiento a resolver el contrato.

    Así las cosas, la dirección de obra y los responsables de la empresa contratista deberán fijar una fecha para visitar los trabajos que se estaban llevando a cabo en el complejo deportivo de Boqueras, donde deberán acordar las condiciones de liquidación de la parte ejecutada de las obras, de las que ya se han certificado algo más del 12%. De restar alguna unidad de obra por facturar, el consistorio satisfará este pago.

    El equipo de gobierno se ha reafirmado en su voluntad de resolver lo más pronto posible la situación actual y reactivar la ejecución del proyecto. Una vez finalizado el procedimiento de liquidación, el Ayuntamiento de Almassora procederá sacar a nuevamente las obras a concurso público. El pliego incluirá los cambios que marca la nueva ley de contratación y estará sujeto a las regulaciones marcadas para las actuaciones incluidas dentro de la estrategia Edusi.

    Cabe recordar que el consistorio requirió a la empresa la reanudación de las obras tras detectar que la constructora había retirado material y el cuadro eléctrico de la obra y que había devuelto las llaves de acceso al recinto a mediados de marzo. Los informes de la dirección de obra emitidos posteriormente señalaban que no existían circunstancias que exigiesen la interrupción de los trabajos.

    El presupuesto base de licitación fue de 743.000 euros, una cantidad sobre la que la concesionaria presentó una oferta con un rebaja del 11,33%. A pesar de ello, el contratista consideró después inviable económicamente la ejecución, una justificación que el CJC consideró "infundada", ya que "no existen circunstancias imprevistas en el proyecto de obras que se adjudicó".

     

    Subir