4 de diciembre de 2020 4/12/20

Almassora retirará diariamente los contenedores de residuos sólidos de la Vila para mejorar la accesibilidad del casco antiguo

Almassora retirará diariamente los contenedores de residuos sólidos de la Vila para mejorar la accesibilidad del casco antiguo - (foto 1)
  • El nuevo sistema homogeneizará los depósitos y triplicará el número de unidades

El Ayuntamiento de Almassora aplicará durante este segundo semestre un nuevo sistema de recogida de residuos sólidos urbanos en el casco antiguo de la localidad con el objetivo de mejorar la accesibilidad a este punto residencial de la localidad. Enrique Brisach, concejal de Sostenibilidad en el consistorio, ha incidido en los beneficios de una medida que pretende “no sólo mejorar el acceso y movilidad por la Vila, sino también mejorar el servicio a los residentes y reducir el impacto visual que genera actualmente la presencia de estos depósitos en las calles de este entramado urbano”.

La medida, que se aplicará una vez se adjudique con carácter definitivo el nuevo servicio de recogida de residuos sólidos urbanos, comportará la colocación diaria y retirada nocturna de los contenedores de modo que a lo largo de la jornada las vías y acercas del casco antiguo queden libres de obstáculos para los peatones. “Se consigue mejorar el entorno urbano, que queda liberado de estos depósitos, al tiempo que se gana en higiene al evitar la presencia de estos depósitos y el abandono de residuos a horas indebidas”, ha declarado el regidor.

A esta interesante acción se sumará otra que “también va a ser positiva para el entorno”. En la actualidad, el casco antiguo de la Vila posee 13 contenedores con capacidades variadas: un depósito de 1.000 litros, un contenedor de 240 litros, cuatro unidades de 360 litros y siete de 800 litros. Estos ejemplares serán retirados y sustituidos por 32 depósitos con capacidad para 240 litros, “de modo que no sólo se mantiene el volumen total de recogida, que en la actualidad es de 8.280 litros, sino que se incrementa a 8.400 litros”.

Asimismo, se logra una distribución más equilibrada de los contenedores por el entorno urbano”. Una circunstancia con la que “se gana en servicio y atención al ciudadano, que dispondrá de un contenedor más próximo a su domicilio, de modo que los residentes acorten las distancias hasta el punto de depósito de las basuras”, ha considerado el titular de la cartera de Sostenibilidad.

La medida tiene en cuenta la idiosincrasia del casco antiguo y pretende “liberar el espacio de calles y aceras estrechas”, al tiempo que “prestar una atención directa, práctica y cómoda a los residentes de este punto de nuestra localidad”, ha considerado Brisach.

Velocidad limitada en el BIC
Cabe señalar que la medida se aplicará en el marco de mejoras y acciones emprendidas por el equipo de gobierno en este punto del municipio. De hecho, la concejalía de Tráfico dirigida por Luis Martínez implantó con éxito durante el primer trimestre del año la limitación de velocidad en el entorno con el objetivo de reforzar la seguridad de los vecinos y residentes que pasean por la zona. El acuerdo, adoptado por la Junta de Gobierno del lunes 12 de enero, se aplicó a propuesta del departamento de Tráfico y Seguridad que planteaba la señalización de la Vila al objeto de dar respuesta a la demanda planteada por la asociación de vecinos del entorno residencial.

Luis Martínez, responsable del área municipal, ha destacado la importancia de un acuerdo que acota la velocidad de los vehículos que circulan habitualmente por este entorno urbano. “La iniciativa surgió con la firme intención de que cualquier vehículo que accediera a la Vila advirtiera su obligación de mantener una velocidad reducida por hallarse en un entorno urbano cuyas características son singulares”, ha señalado el regidor.

“La medida se aplica con resultados satisfactorios desde hace cinco meses”, ha indicado el concejal. “Las características de la Vila, con calles sinuosas y estrechas, obligaba a adoptar algún tipo de acción que permitiera que los peatones circularan con garantías, y esta acción, que fue propuesta por los propios vecinos, pretende garantizar esta seguridad”.

Cabe señalar que la medida se apoya en un informe sobre señalización residencial elaborado por la Policía Local. El acuerdo comportó la sustitución de la paleta de limitación de velocidad en la calle San Vicente con la avenida del Mar por una señala específica de limitación de velocidad máxima a 20 kilómetros/hora. Un distintivo que se completa con un panel complementario que indica que la limitación se aplica a todo el casco antiguo. “El indicativo se encuentra ubicado en la esquina de la calle San Joaquín con la calle Colón, de modo que es visible para todos los usuarios de la vía”, ha concretado el titular de la cartera de Tráfico y Seguridad.

Cabe señalar que el casco antiguo está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) y cualquier actuación en el entorno requiere de permisos especiales. Asimismo, ha señalado Brisach, “el consistorio ofrece una exención del 95% en el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO)”. Asimismo, la Vila está declarada Área de Rehabilitación Urbana (ARU), una consideración que contempla que la restauración de cualquier inmueble que se encuentre dentro del casco antiguo pueda optar a ayudas destinadas por la Generalitat Valenciana.

Subir