28 de noviembre de 2020 28/11/20

Almassora registra en un semestre cerca de 150 nuevas altas en su censo municipal de animales

Almassora registra en un semestre cerca de 150 nuevas altas en su censo municipal de animales - (foto 1)
  • El municipio pasa de las 662 mascotas contabilizadas en noviembre a las 803 cifradas el pasado julio

El departamento de Salud Pública del Ayuntamiento de Almassora ha registrado en el último semestre cerca de 150 nuevos registros en el censo municipal de animales domésticos. La estadística, puesta en marcha por el consistorio tras la aprobación de la ordenanza municipal de tenencia de animales de 22 de noviembre de 2004, “ha hecho posible que, de forma progresiva, centenares de ciudadanos inscriban a sus mascotas”, ha declarado el regidor de Salud Pública, Diego Castell.

La inscripción de los animales en este registro es obligatoria y se ha de tramitar a los diez días de haber colocado el microchip en la mascota”. En este sentido, tal y como ha concretado el concejal, “se están remitiendo cartas a todos los ciudadanos que poseen un perro, un gato o cualquier otro animal que, pese a poseer el chip, no está registrado en el censo local”.

El incremento del registro y la inscripción de la totalidad de los animales que residen en la localidad es una de las prioridades que se ha marcado el titular de la cartera municipal, puesto que “si bien los propietarios de mascotas sí registran a sus animales en el Registro Informático Valenciano de Identificación Animal (RIVIA), no acostumbran a darlos de alta en el censo municipal”. Sin embargo, el trámite “no conlleva coste alguno para el vecino y supone cumplir con la normativa local”.

Especial interés, tal y como ha señalado Castell, es el que el consistorio tiene sobre los animales potencialmente peligrosos, dado que para su tenencia es obligatorio solicitar una licencia y su incumplimiento tiene la consideración legal de infracción administrativa muy grave con sanciones que oscilan entre los 2.404,05 euros hasta los 15.025,30 euros.

Desde la regidoría que dirige Castell, “estamos concienciados en la necesidad de continuar realizando, de forma periódica, campañas para dar a conocer el censo municipal ya que el objetivo es que este registro refleje de forma real y fidedigna el número de mascotas que posee la localidad”. Un servicio que, “poco a poco, tal y como demuestran las cifras obtenidas durante el primer semestre, los ciudadanos van conociendo de modo que inscriben a sus mascotas una vez se les coloca el microchip”.

125 animales potencialmente peligrosos
Almassora cobija 125 animales potencialmente peligrosos según datos facilitados por el departamento y actualizados durante el primer semestre. La raza mayoritaria es el rottweiler, con 40 ejemplares, seguido del staffordshire bull terrier, con 16 animales. Por número, le sigue el american staffordshire terrier, con 12 ejemplares, los once correspondientes al american pit bull terrier y los diez ejemplares que poseen el bull terrier y, en idéntica cantidad, el dobermann y el dogo canario. Por el contrario, Almassora sólo posee un akita-inu, un american staffordshire terrier cruce y un bullmastiff.

Castell ha hecho un llamamiento a los vecinos para inscribir a sus mascotas y a denunciar comportamientos incívicos con los mismos, de modo que “entre todos evitemos maltratos a los animales y, por otro lado, la proliferación de excrementos en vías y entornos públicos”. El edil ha recordado las campañas periódicas que desarrollan los agentes de la Policía Local para evitar el abandono de este tipo de residuos en las calles y ha apelado a la responsabilidad de los titulares de mascotas para “que nuestros parques y plazas muestren su mejor imagen”.

Cabe señalar que Almassora estipula un régimen de sanciones en su ordenanza municipal para evitar que los animales domésticos ensucien espacios públicos, tal y como se detalla en el artículo 57,6 de la citada normativa. Una obligación de la que el consistorio informa no sólo a través de trípticos y campañas informativas periódicas, sino también a través de paletas como la instalada en la zona verde situada junto a la residencia de la tercera edad, la zona verde del grupo Pío XII, así como otras áreas ajardinadas como el Darremur, la plaza Santa Isabel o la plaza Víctimas del terrorismo.

Subir