4 de diciembre de 2020 4/12/20

Almassora mantiene abierta la matrícula del taller de higiene postural

Almassora mantiene abierta la matrícula del taller de higiene postural - (foto 1)
  • Dirigido a todos los vecinos, las clases se desarrollan en la residencia de la tercera edad

La concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Almassora ha vuelto a poner en marcha el taller de higiene postural que el pasado año abrió en la localidad con carácter piloto. “Tras el éxito de acogida del pasado ejercicio, hemos vuelto a activar el programa que ya cuenta, en la actualidad, con ocho alumnos”, tal y como ha señalado la titular de la cartera, Inmaculada Esteller.

Las clases, que arrancaron el pasado octubre, se desarrollan en la sala de aparatos de la residencia de la tercera edad todos los martes, entre las 16.00 y las 17.00 horas de la tarde. El objetivo, tal y como ha recordado la concejal, “es mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos, ya que el curso va dirigido a todos los empadronados en la localidad”, ha manifestado la edil. La iniciativa que arrancó el pasado año con carácter pionero, se consolida este año como actividad complementaria de una residencia municipal “que es modelo y ejemplo para otras instalaciones de este tipo”.

Abierta, activa y, sobre todo, emprendedora, la residencia de la tercera edad “utiliza sus espacios para realizar actividades que puedan tener una utilidad o fin social”. Por ello, el taller de higiene postural nació con el objetivo de “servir al ciudadano y aprovechar la sala de aparatos para prestar un beneficio al municipio”. Sergio Egea, fisioterapeuta del centro municipal, es el encargado de dirigir estas clases que, con una duración de 22 horas, tienen un coste de 48,89 euros para cualquier interesado, y de 17,47 euros para los jubilados.

El ciclo, que ha arrancado con una parte teórica y explicativa para continuar con trabajos y actividades en distintos espacios del centro municipal, persigue evitar el sedentarismo a través de actividades “moderadas” dirigidas a mantener “el tono muscular con ejercicios suaves, de coordinación y organización tempo-espacial y óculo-mental”, entre otras.

Asimismo, también se desarrollan prácticas de coordinación dinámica y educación esquemo-temporal, así como técnicas de relajación a través de la respiración. “En definitiva perseguimos mejorar la calidad de vida de nuestros usuarios”. Una circunstancia que ha reiterado Esteller asegurando que la propuesta, además de conseguir mejoras en el individuo a través de ejercicios, “también permite emplear el tiempo de ocio de nuestros vecinos activando el cuerpo y también la mente”.

Subir