1 de diciembre de 2020 1/12/20

Almassora invierte cerca de 39.000 euros en hacer accesible el entorno del Grupo Pío XII

Almassora invierte cerca de 39.000 euros en hacer accesible el entorno del Grupo Pío XII  - (foto 1)

    Las obras de accesibilidad en el entorno de la iglesia de San José, junto al Grupo Pío XII, comenzarán la última semana de mes. Los trabajos, valorados en 38.699,43 euros, tienen un plazo de ejecución de dos meses y están diseñados para eliminar las barreras arquitectónicas que impiden o dificultan enormemente la movilidad de discapacitados o personas con carros de bebé.

    Según indica el informe municipal, el entorno del templo carece de las debidas condiciones de accesibilidad en los viales que confluyen en este espacio público. Las calles afectadas son San Rafael, Joaquín Gallego, Cervera del Maestre y Batalla de Bailén. En concreto, este proyecto de obras contempla, entre otras, la ejecución de 12 vados peatonales y siete pasos de peatones.

    La intervención, que se producirá en superficie, también incluirá la sustitución de tramos del suministro de agua potable al aprovechar la obra para renovar la canalización más deteriorada en el entorno del Grupo Pío XII. No obstante, el cumplimiento de la normativa de accesibilidad vigente es el objetivo fundamental de este proyecto, que continúa en la línea del ejecutado en la plaza Santa Isabel.

    Las obras se centran en la ampliación de las esquinas de las aceras actuales e incluyen zonas rebajadas para el tránsito de personas con discapacidad, carros de bebé o de la compra para favorecer al peatón frente al tráfico rodado. Según el proyecto diseñado por el departamento de Urbanismo, esta intervención supondrá también la instalación de bolardos en los salientes para evitar el aparcamiento indebido de vehículos que dificultan la visibilidad a los conductores.

    El apartado técnico recoge también que la obra tiene una superficie de nuevo acerado aproximada de 380 metros cuadrados, además de unos 120 metros cuadros de superficie para modificación de la señalización horizontal correspondiente a pasos peatonales. Tras la intervención, la zona cederá protagonismo al viandante frente al tráfico rodado y “permitirá que los usuarios de sillas de ruedas y carros de bebé tengan las mismas facilidades que cualquier peatón”, ha defendido la concejala de Urbanismo, Carmina Martinavarro.

     

    Subir