24 de febrero de 2020 24/2/20

Almassora iniciará la ampliación de aceras en Santa Ana cuando culmine el proyecto de l'Alcora

Almassora iniciará la ampliación de aceras en Santa Ana cuando culmine el proyecto de l'Alcora - (foto 1)
  • El proyecto,que ejecuta la firma Becsa por un importe de 299.095,41 euros, permitirá remodelar ambas vías y peatonalizar la calle Cervantes

Almassora iniciará las obras de remodelación de la calle Santa Ana una vez culmine el proyecto que se ejecuta en el tramo de la calle l'Alcora situado entre Trinidad y calle San Marcos. La medida se ha adoptado por la concejalía de Urbanismo en coordinación con la delegación de Seguridad, dirigidas por Enrique Brisach y Luis Martínez, respectivamente, con la intención de facilitar el paso rodado por la zona sin generar graves contratiempos a los usuarios de este sector de la población.

El titular de la cartera de Urbanismo ha incidido en la voluntad de mejora y apuesta por el peatón que guía este programa urbanístico y que se enmarca en el Plan de Humanización que desarrolla el equipo de gobierno del PP desde su acceso a la alcaldía en 2003. El proyecto contempla la ampliación de los circuitos peatonales en la calle l'Alcora y el tramo de la calle Santa Ana comprendido entre Trinidad y San Marcos, así como la peatonalización de la calle Cervantes, la cual se encuentra muy avanzada.

La actuación la desarrolla la firma Becsa por un importe de 299.095,41 euros y que se sitúa próximo al importe de licitación, 299.999,99 euros, hecho público el pasado 20 de diciembre en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP). El programa se ejecuta con una subvención de la Diputación Provincial de Castellón, que financiará parcialmente la obra a través de los Planes Provinciales de Cooperación a las Obras y Servicios de competencia municipal. “Poco a poco, estamos avanzando en la materialización de una Almassora más humana y más adaptada a las necesidades de nuestros peatones”, ha señalado el titular de la cartera de Urbanismo.

De hecho, tal y como ha indicado Brisach, el objetivo no es otro que “conferir más protagonismo al peatón y ganar la vía pública para los ciudadanos”. El proyecto forma parte de “nuestro plan de política de humanización del casco urbano”, ya iniciado con obras como “la calle Trinidad, Virgen del Lidón o San Lucas, donde se han ampliado las aceras de forma considerable y se ha reducido la calzada a dos sentidos de circulación”.

Fin de obra en marzo
El proyecto de materialización de la obra establecía un periodo de tres meses. Sin embargo, “dado que se contempla la ejecución de las distintas vías de manera sucesiva, el plazo se amplió a cinco meses a contar desde la firma del acta de comprobación de replanteo”, ha concretado el concejal.

Así las cosas, “confiamos en que el proyecto culmine durante el primer trimestre de 2010, de modo que para los festejos de mayo las tres vías estén ejecutadas”. Por lo pronto, la firma está volcada en la ejecución de las obras en la calle Cervantes y el tramo de l'Alcora para, posteriormente, ejecutar la actuación que corresponde a la calle Santa Ana. “Es evidente que por motivos de redistribución del tráfico no se podían desarrollar ambas vías a un mismo tiempo, de modo que priorizamos l'Alcora para actuar, a partir de 2010, en Santa Ana”, ha declarado el regidor.

Cabe señalar que el Ayuntamiento de Almassora aprobó el 17 de diciembre de 2007 el pliego de condiciones del proyecto. El expediente se publicó el 8 de enero de 2008 en el Boletín Oficial de la Provincia y durante los 26 días naturales habilitados para presentar ofertas se registraron once plicas interesadas en la ejecución del programa. Tras este trámite, la Junta de Gobierno aprobó la adjudicación de una obra por un importe de 246.869,99 euros. Sin embargo, la mercantil contratada decidió renunciar a la obra por mutuo acuerdo con el consistorio. Un acto que se resolvió el pasado noviembre en un acuerdo adoptado por la Junta de Gobierno. “Con esta medida conseguimos liquidar este acuerdo e iniciar nuevamente el procedimiento administrativo para contratar unas obras que ya deberían haberse iniciado”.

Brisach, si bien ha lamentado el tiempo que se ha dedicado a resolver esta adjudicación, ha incidido en la agilidad “con la que se ha tramitado el expediente para sacarlo de nuevo a licitación el proyecto”. En opinión del edil, “hemos empleado un tiempo valioso, pero vamos a intentar que el proyecto culmine en los plazos fijados”.

Subir