22 de febrero de 2020 22/2/20

Almassora inicia 2011 con 15 nuevos contratos a desempleados

Almassora inicia 2011 con 15 nuevos contratos a desempleados - (foto 1)
  • El alcalde destaca la relevancia de un acuerdo que permite destinar más de 185.000 euros a emplear a 12 parados del sector cerámico y 3 técnicos durante 9 meses

El Ayuntamiento de Almassora arrancará el ejercicio 2011 con la contratación de 15 desempleados del sector cerámico gracias a la convocatoria de un taller de reciclaje profesional de albañilería. El programa formativo, financiado por la Conselleria de Economía, Hacienda y Empleo y el Ayuntamiento de Almassora, ha permitido a la localidad acceder a una subvención de 168.867,72 euros, a la que se sumarán una cuantía municipal de 16.886,77 euros, que irán destinados emplear a doce desempleados y tres técnicos seleccionados por el Servef.

El alcalde de Almassora, Vicente Casanova, formalizaba este miércoles 29 la firma de estos nuevos empleos en el salón de comisiones con los alumnos y técnicos deberán recibir e impartir clases y formación para reciclar sus conocimientos del ámbito cerámico a la albañilería. “Éste es un taller específico, definido y diseñado por la Generalitat Valenciana para capacitar a doce parados del ámbito profesional de la cerámica que hayan sido despedidos de forma individual o a través de un ERE entre el 25 de septiembre de 2008 y el 24 de junio de 2009”, ha recordado el primer edil.

Acompañado por el primer teniente de alcalde, Luis Martínez, la regidora de Empleo, Nuria Felip, y el concejal de Servicios Públicos, José Martínez, el primer edil ha puesto de incidido en el proceso de selección al que el Servef ha sometido a los aspirantes. “Habéis superado una selección, regulada y determinada por el Servef y el contrato que hoy firmáis no es ningún subsidio, sino un trabajo digno que además os va a dotar de las técnicas y capacidades básicas para poder desempeñar funciones de albañilería”, ha incidido el alcalde. Unas nociones que serán aprovechadas por la localidad, que pretende aprovechar el trabajo de estos empleados para actuar en diferentes ámbitos de la población.

El taller de reciclaje profesional, que supondrá un desembolso de 185.754,49 euros, ha arrancado formalmente este pasado miércoles y se prolongará hasta el mes de septiembre. Doce empleados durante un periodo de nueve meses que “tendrán la oportunidad de obtener un salario mientras se encuentran en periodo de formación”, ha apostillado el alcalde. Así, de la subvención solicitada por el Ayuntamiento de Almassora y aprobada por el Consell, se contempla un salario a distribuir entre el alumnado de 101.130,12 euros, mientras que se reservan 14.515,20 euros a los costes de formación y mantenimiento, y 53.220,40 euros a sufragar los salarios del docente, director del taller y auxiliar administrativo que también será empleado a través de este programa.

“Desde el consistorio estamos desarrollando acciones, todas las que sean factibles, para dar respuestas a los demandantes de empleo que lamentablemente se han incrementado durante los últimos años de forma considerable”. Y, tal y como ha indicado Casanova, “lo hacemos siendo conscientes de que el ayuntamiento no tiene ninguna competencia en materia de empleo. Sin embargo, no se nos escapa que es la primera administración a la que se acude buscando soluciones”.

Así las cosas, “esperamos que esta dura situación económica que estamos atravesando encuentre en breve soluciones efectivas, prácticas y eficaces. Desde el municipio, pondremos todo de nuestra parte, como hemos hecho con este programa y otras acciones, como el Programa Municipal de Empleo, sostenido con fondos 100% municipales, para dar respuestas”.

Del aula a la calle
El trabajo que el equipo docente y alumnado del taller de empleo de reciclaje profesional desarrolle durante estos nueve meses no se limitará al aula de formación, sino que tomará la calle para poner en práctica los conocimientos aprendidos en el aula.

Así, el equipo desarrollará un proyecto simplificado diseñado por el área de Urbanismo del municipio que contempla la reposición de pavimentos y bordillos y la ejecución de imbornales en las localizaciones donde se ha detectado su necesidad. “Un trabajo sencillo que, en ocasiones, resulta de primera necesidad y utilidad para los vecinos”, ha considerado el alcalde.

Así las cosas, el plan de obras contempla una actuación en la calle San Elías en su esquina con la calle 9 de octubre; la avenida Boqueras en el cruce con la avenida Castellón; la calle San Rafael en su esquina con la calle Juan de Austria; la calle San Esteban, en el tramo intermedio entre las dos plazas; así como varios tramos de la calle San Jaime. El programa contempla también mejorar la calle La Ratlla, con una ampliación para facilitar el acceso a la parada de autobús; así como la rebaja de los bordillos del paso de peatones en la avenida Burriana, en el paso adaptado a minusválidos; además de un tramo de acera en la avenida José Ortiz, entre los números 41 y 43; junto a la reparación de aceras frente al cementerio; y la acera de la calle Santo Tomás en su esquina con la calle l'Alcora.

Respecto al plan de imbornales también previsto, se actuará en la calle Juan de Austria esquina con San Rafael; en los puntos de drenaje del final de la calle San Pablo; la reparación del imbornal de la calle San Elías, frente al número 28; así como en la calle Colón, en su esquina con la calle Trinidad, dotando al tramo de un sifón. Igualmente, se prevé actuar en la calle Santa Bárbara, incorporando un imbornal, así como en la Virgen de los Dolores; además de la Virgen de los Dolores en su esquina con la calle San Joaquín. Por último, se desarrollarán acciones en la calle Jesús y María, en la calle San Vicente y en Islas Columbretes, en el distrito marítimo.

Subir