22 de septiembre de 2020 22/9/20

Almassora coloca las primeras 200 trampas para luchar contra la mosca de la fruta

Almassora coloca las primeras 200 trampas para luchar contra la mosca de la fruta - (foto 1)
  • El consistorio subvenciona el producto con una inversión aproximada de 1.000 euros

El Ayuntamiento de Almassora ha colocado las primeras 200 trampas para luchar contra la mosca de la fruta (ceratitis capitata). “El producto es útil para atajar una plaga que afecta sobre todo a los frutales”, ha manifestado el regidor de Agricultura, Enrique Brisach. Una herramienta práctica y útil para evitar el contagio masivo y “del que ya hemos distribuido 200 ejemplares”, ha manifestado el edil.

Los titulares de propiedades con cultivos frutales pueden acercarse por la Cámara Agraria de lunes a viernes, entre las 8.00 y las 14.00 horas para recoger de forma gratuita este producto. El consistorio les hará entrega del recipiente y un ejemplar de Fertrap, un difusor de feromonas para el control de vuelo de estos insectos. A esta herramienta podrán acceder los propietarios de parcelas frutales en activo que tengan sus fincas valladas, ha puntualizado el regidor. “En el caso de que la explotación no esté vallada, es el consistorio el que se encarga de distribuir estas trampas”, ha concretado el titular de Agricultura.

Cabe señalar que el consistorio adquirió hace dos años las trampas, de modo que cada año el departamento de Agricultura distribuye estas herramientas a los profesionales con carácter cien por cien gratuito, tal y como ha señalado Pablo Ferrer, responsable de la brigada rural. El técnico ha hecho especial hincapié en la importancia de actuar contra esta plaga a través de una técnica que tiene una duración aproximada de tres meses.

El número de ejemplares que se entregarán dependerá de la superficie a tratar y de los frutales, ya que el radio de acción de este sistema de control depende de las características de la finca donde se aplique”, ha concretado el concejal. Por lo pronto, el consistorio ha destinado una partida aproximada de 1.000 euros para hacer frente a este servicio público que pretende “ayudar a los profesionales del campo”.

Subir