17 de febrero de 2020 17/2/20

La red de agua potable de Darremur, La Vila y centro urbano se incorporará al sistema de telecontrol

La red de agua potable de Darremur, La Vila y centro urbano se incorporará al sistema de telecontrol - (foto 1)
  • El proyecto, que ejecutará la concesionaria Facsa, se completará con la mejora de la presión del entramado

El Ayuntamiento de Almassora incorporará al sistema de telecontrol del abastecimiento el sector hidrométrico Pueblo, compuesto por las áreas de Darremur, La Vila y centro urbano. La actuación se desarrollará en el marco de un proyecto que desarrollará la firma concesionaria de la explotación del servicio en la localidad, Facsa, y que supondrá una inversión de 122.796,16 euros. La actuación comportará la implantación del equipamiento eléctrico y de control y potencia del sector, así como el desarrollo de la automatización del proceso. Dos acciones a las que se sumará la mejora de la presión del entorno a través de la instalación de un grupo de presión a la salida del citado depósito.

Así lo ha acordado la Junta de Gobierno de la localidad con la aprobación de la memoria del proyecto y la autorización a la firma Facsa de la ejecución del programa que permitirá “mejorar el servicio de suministro que se presta a este distrito de la localidad”, tal y como ha explicado hoy Enrique Brisach, regidor de la cartera de Urbanismo. El regidor ha detallado los pormenores de una obra que “comportará la puesta en marcha de un sistema formado por tres electrobombas, capaces de suministrar 105 m3/h cada una”. Cada una de ellas “estará gobernada por un variador de velocidad, de modo que se podrá alcanzar con precisión las consignas de presión que se establezcan”.

Para ejecutar este proyecto se “construirá una caseta de servicios que alojará el montaje”. Una acción que comportará “mejoras evidentes para los usuarios de las zonas de Darremur, La Vila y el centro urbano, ya que se trata de aplicar un nuevo sistema que permita un caudal regular y una presión adecuada”. “La actuación, propuesta por Facsa el pasado 24 de febrero, ha sido avalada por los servicios técnicos municipales que han acreditado la conveniencia de practicar este proyecto en el citado sector”.

Cabe señalar que el notable crecimiento experimentado en los últimos años por este sector “ha obligado a actuar en materia de presión para que todos los usuarios dispongan de un servicio óptimo”, ha manifestado el concejal. “Con esta actuación mejoraremos el servicio de la que constituye la zona y tendremos todos los sectores presurizados”. Además, ha apostillado el titular de la cartera de Urbanismo, “la actuación también posibilitará el enlace de sectores, de modo que en caso de que se produzca alguna incidencia, seamos capaces de trasvasar caudales, con lo que incrementamos las garantías del suministro que prestamos a nuestros vecinos”.

Asimismo, a este proyecto que se desarrollará en el sector Pueblo se suman otras acciones ya desarrolladas en el término municipal con esta misma finalidad. Así, el pasado mes de diciembre se completaban las obras de instalación del anillo del casco antiguo “que constituyen el paso previo para poder ejecutar la obra que ahora hemos planificado”.

Tal y como ha declarado Brisach, “la instalación del anillo ha supuesto una evidente mejora para los usuarios de la Vila”. El proyecto ha comportado la instalación de un enlace perimetral que conforma un nuevo sector hidrométrico con tres puntos de alimentación. “La medida, en la práctica, permite que cuando abrimos el grifo el caudal de agua potable que llegue es regular, no sufre golpes de presión, al tiempo que si se produce una avería, su localización es mucho más rápida y efectiva, evitando así molestias a los usuarios”.

El proyecto ha logrado equilibrar la presión del agua con la eliminación de los finales de tubería, de forma que se mejore el servicio a los vecinos de este punto del casco urbano. A ello cabe sumar la instalación de una tubería de polietileno, en forma de anillo, que se alimenta desde 3 tuberías principales. Una infraestructura que ha supuesto la colocación de 1.200 metros lineales de tubería, 46 válvulas de corte y 4 bocas de incendio. “Estas llaves de corte, dispuestas en cada derivación del nuevo anillo a las tuberías secundarias, permiten aislar la red en tramos muy pequeños, minimizando el impacto sobre los residentes”, ha indicado el concejal.

Corregir las incidencias

El titular de la cartera de Urbanismo ha recordado que la obra “se suma a los proyectos que a lo largo del pasado año y durante el anterior mandato hemos ido ejecutando en distintas calles del casco urbano”. De hecho, tal y como ha concretado Brisach, “cada vez que hemos realizado una actuación o mejora en alguna calle hemos aprovechado las obras para realizar distintas mejoras en la red de distribución”. “Forma parte del compromiso que asumimos en su día de ir renovando y mejorando paulatinamente la red de suministro de agua potable en baja, una vez hemos finalizado en alta las mejoras que eran necesarias”, ha concluido.

Subir