28 de febrero de 2021 28/2/21

Reumatología de Alicante consolida la consulta a mujeres con cáncer de mama para el control de pérdida de masa ósea

  • En los cinco años de funcionamiento de esta consulta un total de 208 mujeres que han sufrido un cáncer y que han conseguido frenar la osteoporosis

El Servicio de Reumatología del Hospital General Universitario de Alicante, dentro del manejo de la patología ósea compleja, consolida la consulta monográfica de osteoporosis en pacientes con cáncer de mama.

El cáncer de mama es uno de los tumores más prevalentes hoy en día ya que una de cada ocho mujeres sufre o ha sufrido esta patología. La aparición de tratamientos nuevos y el diagnóstico precoz ha conseguido hacer de esta dolencia una enfermedad crónica con alta supervivencia que, sin embargo, se asocia a algunas comorbilidades es decir, problemas asociados a la enfermedad debido a la medicación, terapias o técnicas quirúrgicas.

"Las mujeres que sufren cáncer de mama presentan pérdida de masa ósea debido al tratamiento con medicamentos que bloquean los receptores hormonales estrogénicos. Es por ello que, gracias a la estrecha colaboración con los oncólogos, se investiga la masa ósea de todas las pacientes. Cuando se detecta una masa ósea baja se derivan a esta consulta para tratamiento y seguimiento", explica la doctora Isabel Íbero, reumatóloga responsable de la consulta.

La osteoporosis puede aparecer durante los cinco años de tratamiento hormonal pero la mayor pérdida ósea se produce al principio de usar inhibidores de la aromatasa. Este efecto adverso conlleva secuelas para las pacientes como fracturas óseas y deformidades en la columna vertebral. Es por este motivo que las mujeres pasan revisiones de forma periódica para frenar la pérdida de masa ósea y prevenir el dolor por las fracturas y las deformidades de columna.

Fundamentalmente se utilizan medicamentos potentes que frenan esta pérdida y se potencia el ejercicio físico. "A parte de la labor clínica que se realiza en la consulta, trabajamos mucho en el nivel emocional. Las mujeres que pasan por esta consulta recuperan confianza, seguridad e incluso llegan a reducir la ingesta de analgésicos", asegura la doctora.

Durante los cinco años de experiencia de esta consulta, las pacientes llevan un control estricto clínico, analítico y de la masa ósea, a través de densitometrías, radiografías... Este control estricto conlleva un tratamiento continuado. Este seguimiento hace que la adherencia a los tratamientos y el correcto cumplimiento de las pautas establecidas se cumplan de una forma más apurada.

Además, se realiza una labor importante de educación en salud para que las pacientes practiquen ejercicio físico con regularidad, mantengan su peso, lleven una dieta sana desde el punto de vista cardiovascular. Todas estas intervenciones serán las que, tras la terapia hormonal adyuvante les haga recuperar su estilo de vida anterior al cáncer de mama.

Subir