31 de marzo de 2020 31/3/20

Jornada en blanco para los Solitarios y A Dos en el Real Club de Regatas de Alicante

Jornada en blanco para los Solitarios y A Dos en el Real Club de Regatas de Alicante - (foto 1)
  • La prueba era puntuable en el Campeonato Autonómico de Crucero de la Comunitat Valenciana

Una treintena de embarcaciones se dieron cita a la tradicional regata del Trofeo Solitarios y A Dos, celebrado en aguas de Alicante y Tabarca. Ocho embarcaciones se inscribieron en el programa de Solitarios y el resto con tripulación A Dos.

El titular, fiel reflejo de lo que sucedió en la bahía durante toda la jornada del sábado. Aunque a la hora del comienzo de la prueba el viento que soplaba era muy escaso, fue suficiente para que todas las embarcaciones pudieran tomar la salida desde las inmediaciones del puerto de Alicante.

A las 11:18, después de un aplazamiento, la flota puso rumbo a la isla de Tabarca, descartando por parte del Comité de Regatas la baliza de demarque, ya que el viento soplaba prácticamente en la dirección que tenía que llevar la flota, la isla de Tabarca.

La flota se dividió en varios grupos, unos optaron por acercarse más a tierra cerca de Urbanova; y otros, más al norte, esperando la entrada del viento de Levante. El grupo más al sur estaba encabezado por las embarcaciones: Pajuelin XIII, Yuu y Aleph IV; algunos "rozando" prácticamente la arena de Urbanova. El grupo más al norte estaba liderado por Cool Wave, Tanit IV- Medi Level y Kai, con rachas repentinas y oscilaciones del viento, que tanto se abrió que algunos optaron por izar spis y asimétricos. El resto de la flota iba repartida entre ambas opciones y algunos entre medio de norte y sur, con remontadas esporádicas como la del Maire.

Sobre las 13:00 horas parecía que el viento entraría por Levante, favoreciendo las embarcaciones más al norte, pero solamente fueron rachas esporádicas y no llegaron a establecerse.

La flota, barcos de mayor eslora a menor eslora, por aquello de los tiempos límite, fueron retirándose conforme se cumplían sus tiempos hasta no quedar ninguna embarcación en regata.

Las embarcaciones fueron arribando a motor a la bahía sur de la isla de Tabarca y fondeando en las inmediaciones, para la posterior paella que se había acordado entre participantes y acompañantes en uno de los restaurantes de la isla.

La entrega de trofeos no se pudo realizar por "culpa" de las condiciones meteorológicas, pero Pepo Cantó, vocal de Cruceros del RCRA mostró a los regatistas los trofeos que había previstos (calderos y cucharones) y encomendó a toda la flota para la próxima edición, eso sí, pidiendo una mejor colaboración por parte de "Eolo".

 

Subir