30 de noviembre de 2020 30/11/20

El General de Alicante reduce el impacto medioambiental eliminando los plásticos del servicio de lencería

  • El centro hospitalario continúa con la política de protección del medioambiente gestionando la desaparición de una media de 10 toneladas de plástico al año

El Hospital General Universitario de Alicante continúa con el compromiso de reducir el impacto medioambiental y para ello ha comenzado a eliminar el uso del material plástico en el Servicio de Lencería.

El Servicio gestiona diariamente más de 3 toneladas de ropa que llegan clasificadas y embaladas en diferentes materiales plásticos. Esta iniciativa está siendo aplicada, en una primera fase, en la ropa de forma, es decir uniformes, pijamas, batas, etc.

Está previsto que se continúe con la eliminación de los plásticos de la ropa plana (sábanas, toallas…) para que durante el primer trimestre de 2011 esté totalmente implantado.

“De las 7 toneladas de ropa que aseguramos, casi la mitad se repone diariamente y todo esto llega al centro empaquetado en plástico. La eliminación de este material permite, no solo la reducción del impacto medioambiental sino una mayor agilidad de trabajo tanto en nuestro Servicio como en las plantas”, aclara Antonio Cuervo, responsable de Lencería.

La gestión de estos materiales implica la modificación tanto de los carros de distribución como de las estanterías de almacenamiento. “De esta manera, los carros irán forrados para garantizar el mantenimiento de la ropa y en las estanterías se colocarán unos estores para evitar el deterioro de los materiales”, explica el responsable del servicio.

El Servicio que viste al Hospital
El Servicio de Lencería del Hospital General Universitario de Alicante, ubicado en la planta baja del centro, es una de las primeras paradas que todo profesional que se incorpora al centro ha de realizar. Aquí, una plantilla compuesta por 10 empleados de lavandería y plancha, 2 peones, 3 gobernantas, 1 costurera, 1 limpiadora y el Jefe de Sección velan para que la uniformidad reglamentaria se cumpla.

Además, se encargan de que el circuito que recorre la ropa del hospital funcione sin problemas. “Recibimos la ropa limpia de la empresa de lavandería y la distribuimos por las plantas. Después, la empresa encargada de lavandería recoge la ropa sucia del hospital y la traslada a la planta de procesamiento para, una vez lavada, devolverla de nuevo al centro en un plazo de entrega de unas 24 horas. El tiempo que transcurre desde que la ropa sale de la unidad hasta que vuelve es de unos tres días”, explican desde el servicio.

 

Subir