3 de marzo de 2021 3/3/21

Agricultura comparte con Copal los planes para evitar que el Covid-19 interfiera en la recogida de la naranja y el caqui

Agricultura comparte con Copal los planes para evitar que el Covid-19 interfiera en la recogida de la naranja y el caqui - (foto 1)

    Francisco Rodríguez Mulero, secretario autonómico de Agricultura, ha mantenido una extensa reunión con la nueva junta directiva de Copal que preside Vicente Bomboí desde hace dos meses. El encuentro, auspiciado por Antonio García, concejal de Agricultura de Algemesí, se ha celebrado en la sede la cooperativa y ha contado con la asistencia de la alcaldesa Marta Trenzano y del director general de Agricultura, Rogelio Llanes. Bomboí ha presentado a algunos integrantes de la nueva junta y ha asegurado que asumen los cargos con un proyecto a medio y largo plazo, pero la inminencia de la campaña de recogida de la naranja y el caqui y la persistencia de las infecciones por Covid-19 han sido cuestión prioritaria.

    El presidente de Copal ha recordado que “la campaña arranca en diez días”, ha subrayado que “paralizar la recogida sería catastrófico” y ha querido saber si está previsto hacer pruebas PCR a todos los temporeros para evitar contagios. Rodríguez Mulero ha explicado que la clave para combatir el virus no pasa por las pruebas masivas a los trabajadores sino que reside en “detectar y tener capacidad de aislar” los casos de infección que puedan surgir “para que no se detenga la producción y para garantizar el bien social más allá del bien económico”.

    Rogelio Llanes ha explicado que las pruebas PCR para detectar infecciones serán designadas desde los centros de salud correspondientes de acuerdo a criterios de salud pública, en el caso de Algemesí desde el Hospital de Alzira, y ha recordado que los empresarios deben acondicionar espacios por si hubiera que aislar a trabajadores extranjeros infectados y que la Generalitat correría con los gastos extraordinarios de alimentación y limpieza si fuera necesario.

    La condición de trabajadores fijos discontinuos de la inmensa mayoría de los recolectores habituales en las explotaciones agrícolas de Algemesí reduce las posibilidades de contagio, pero Rodríguez Mulero ha insistido en que se deben formar cuadrillas estables y que deben compartir los mismos medios de transporte para poder aislar a grupos completos si se detecta algún caso sin necesidad de interrumpir toda la campaña.

    A medio plazo, Bomboí ha destacado que la nueva junta directiva de Copal tiene vocación de dejar su impronta y apuesta por impulsar la introducción de variedades de cítricos más rentables en paralelo al impulso del riego por goteo y la concentración de parcelas. También ha solicitado la mediación de la conselleria para desbloquear el acceso al agua de la Acequia Real del Xúquer en varios sectores cuyos campos están preparados desde hace años para regar por goteo pero a los que no llega el agua por falta de canalizaciones.

    Rodríguez Mulero ha subrayado cómo la Ley de Estructuras Agrarias, que fue aprobada por unanimidad en febrero de 2019 por las Cortes Valencianas, prevé la cesión de parcelas para su explotación sin necesidad de vender la tierra para favorecer la concentración y profesionalizar las explotaciones. “En toda Europa o Estados Unidos los agricultores son profesionales, en ningún otro lugar del mundo se da el caso del médico que tiene dos hanegadas y que no sabe que hacer con ellas”, ha ilustrado el secretario autonómico.

    El director general ha deslizado que la Conselleria de Agricultura dispone de diez millones de euros para subvencionar y acompañar proyectos de concentración y profesionalización de las explotaciones agrarias de acuerdo con los criterios generales que establece la nueva ley.

    Finalizada la visita a Copal, Antonio Garcia, concejal de Agricultura, ha conducido a los responsables de la conselleria al desagüe de La Cubella para mostrarles la urgente necesidad de encauzarlo.

     

    Subir