27 de noviembre de 2020 27/11/20

Europa pide un modelo de gestión de residuos sostenible mientras Conselleria apuesta por una política pro-incineración

Europa pide un modelo de gestión de residuos sostenible mientras Conselleria apuesta por una política pro-incineración - (foto 1)

    El pasado mes el Parlamento Europeo aprobó un informe que aboga por la eliminación gradual de vertederos e incineradoras en Europa. Un modelo sostenible de gestión de residuos permitiría ahorrar dinero público y crear puestos de trabajo. La Conselleria de Medio Ambiente, sin embargo, continúa apoyando la construcción de una incineradora de residuos tóxicos y peligrosos en Castellón.

    Como argumenta el Grupo de participación Ciudadana 2.0 y la Plataforma "No a la contaminació" Europa no quiere incineradoras ni vertederos. El mes pasado la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo aprobó un informe que aboga por la eliminación gradual de vertederos y plantas incineradoras, favoreciendo otros sistemas de tratamiento de residuos más rentables para el erario público y sostenibles para el medio ambiente.

    La resolución fue aprobada por 48 votos a favor, tres en contra y cinco abstenciones. Como explica el eurodiputado liberal Gerban-Jan Gerbrandy: “no podemos permitirnos tardar 20 años en evolucionar hacia una economía sostenible. El competitivo mercado global y el espectacular aumento de las economías emergentes no nos dan tanto tiempo”.

    El informe pedirá a la Comisión Europea que presente propuestas para acabar con los vertederos, como la fiscalización de los mismos. La Comisión también deberá revisar los objetivos marcados para 2020 en la Directiva Marco Europea de tratamiento de residuos y asegurar, para el final de la década, que no se incinerará ningún residuo que pueda ser reciclado.

    Contra la política recomendada desde Europa, la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente apuesta por la incineración en la provincia de Castellón, apoyando la construcción de una planta de incineración de residuos tóxicos y peligrosos que tendría el mayor volumen de tratamiento de España: más de 133.000 toneladas de residuos al año.

    Se trata, en palabras de Toni Albert, portavoz de la ‘Plataforma No a la Contaminació’, de un verdadero despropósito: “mientras Europa admite la necesidad, no sólo ecológica sino también económica, de cambiar de modelo de gestión de residuos, la Conselleria apuesta por modelos caducos que cuestan más dinero a los contribuyentes y generan menos puestos de trabajo”.

    Según estima Greenpeace en su informe La incineración de residuos en cifras: Análisis socio-económico de la incineración de residuos municipales en España, los tratamientos de residuos alternativos a la incineración generarían entre 7 y 39 veces más puestos de trabajo. La incineración de residuos urbanos supone, además, un sobrecoste para el ciudadano: el informe cifra en un 30% el incremento en las tasas de basuras de los municipios que incineran frente a los que no lo hacen.

    Desde el ‘Grup de Participació Ciutadana No a la Incineradora de l’Alcora’ nos sumamos a esta protesta y pedimos a Conselleria un cambio en su política de gestión de residuos. El informe de la Comisión Europea supone un cambio de rumbo claro respecto la Directiva Marco Europea de 2008, dado que, a diferencia de ésta, el informe se olvida del eufemismo de la “revalorización energética” con el que se pretende disfrazar la incineración de reciclaje. Incinerar no es reciclar: supone consumir recursos, malgastar dinero público y reducir puestos de trabajo para el enriquecimiento de unos pocos, algo que en Castellón no nos podemos permitir. No sabemos cuáles son los verdaderos motivos para apostar por la incineración y a quién beneficia realmente, pero estamos decididos a pedir un cambio de modelo por el bien de nuestra comunidad, pese a quien pese.

     1 comentario
    Javier Fernández
    Javier Fernández
    11/05/2012 08:05
    Unidades de Reciclaje Móvil

    Nosotros les aconsejariamos que leyeran al respecto de nuestra unidad de reciclaje: URM Compensar al ciudadano por la molestia de una entrega pormenorizada de ciertos materiales. No van a ser sistemas que busquen una imposición administrativa. Dejamos a empresas gestoras, con todo el ánimo de lucro posible, que puedan pagar al ciudadano. Entonces se encontrará la sostenibilidad, la socialización, el reciclaje,la reutilización, y la reducción de residuos. Ganaremos todos.

    Subir