2 de junio de 2020 2/6/20

La AVI respalda un proyecto para transformar los lodos de las depuradoras en bioplásticos, biogás y fertilizantes

  • La firma castellonense FACSA desarrolla estos trabajos junto al centro tecnológico AINIA, que se encargará de las primeras fases de experimentación

  • Pondrá en marcha una planta piloto en la EDAR de Alcoi para estudiar cómo transformar los residuos en recursos y nuevos productos de valor añadido

La Agència Valenciana de la Innovación (AVI) respalda un proyecto de FACSA, en colaboración con el centro tecnológico AINIA, para estudiar la puesta en marcha de nuevas líneas de aprovechamiento y valorización de los subproductos que se generan durante el tratamiento de las aguas residuales. En concreto, la empresa castellonense pretende convertir los lodos resultantes del proceso de depuración en bioplásticos, biogás y fertilizantes para el campo.

Para ello, se pondrá en marcha una planta piloto en la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Alcoi que transformará el proceso convencional de tratamiento de lodos en una biorrefinería capaz de generar productos de valor añadido.

En la actualidad, la valorización de este subproducto presenta limitaciones. Aunque los lodos se someten a un tratamiento para su estabilización, lo que abre la puerta a su reutilización como abono, una parte de estos residuos termina incinerada o en el vertedero.

Con una duración de dos años, el proyecto permitirá estudiar cómo, a través de la aplicación combinada de distintos procesos biotecnológicos como la digestión anaerobia en doble fase, la bioacumulación de polihidroxialcanoatos (PHA) y polifosfatos (Poli-P) y el cultivo de microalgas, es posible transformar los residuos en recursos y nuevos productos de valor añadido.

En el desarrollo de esta iniciativa, bautizada como Bioedaria, FACSA cuenta con la colaboración del AINIA, que se encargará de las primeras fases de experimentación a escala de laboratorio y aporta su conocimiento en el campo de la valorización de residuos orgánicos.

Esta es una de las iniciativas que ha recibido este año el apoyo de la AVI, que contribuirá con más de 53.000 euros en el marco de sus ayudas a la consolidación de la cadena de valor empresarial.

Además de favorecer el tratamiento sostenible de las aguas residuales, Bioedaria estimula la implantación de un modelo de gestión de economía circular en el entorno de las EDAR para valorizar y dar una segunda vida a los residuos, reduciendo al máximo la fracción que termina en los vertederos.

El proyecto se sitúa, además, en sintonía con los retos y soluciones identificadas por el comité estratégico de innovación especializado (CEIE) de la AVI que ha identificado retos y soluciones en el ámbito de la economía circular. En sus conclusiones, este grupo de especialistas aboga explícitamente por innovar en el desarrollo de técnicas de revalorización de lodos de depuradora como uno de los objetivos prioritarios.

Subir