3 de diciembre de 2020 3/12/20

Ainia evalúa la interacción entre los genes y los alimentos

  • Con el objetivo de avanzar en el desarrollo de una nutrición personalizada para prevenir o tratar enfermedades

  • Esta línea de trabajo está apoyada por el Impiva y cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional

Ainia centro tecnológico ha desarrollado un estudio integral sobre el potencial funcional de ingredientes alimentarios, considerando para ello la globalidad del proceso fisiológico, desde la digestión del alimento hasta su efecto sobre un sistema celular específico. Este instituto lleva varios años trabajando con técnicas de cultivos celulares in vitro y evaluando el potencial bioactivo, terapéutico y funcional de ingredientes de alimentos.

Este proyecto, apoyado por el Impiva y co-financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, abre enormes posibilidades para la industria de la alimentación a la hora de avanzar en el desarrollo de productos con propiedades específicas orientadas a reducir el riesgo de contraer enfermedades y mejorar la salud.

Para ello se trabaja a partir de cultivos celulares (son extractos de células de diferentes zonas del cuerpo: neuronas, hígado, sistema inmunitario, riñón, etc.) que se obtienen de bancos celulares y se hacen crecer en condiciones controladas de laboratorio (in vitro). Estos cultivos se ponen en contacto con extractos de alimentos (ingredientes con potencial bioactivo o funcional) y se estudia el efecto que sobre estos cultivos celulares tienen estos ingredientes. Para evaluar el resultado de la interacción del alimento y las células se utilizan biomarcadores génicos que permiten relacionar la variación de los niveles de expresión con los cambios celulares producidos.

Con todo ello, Ainia se convierte en referente en el desarrollo de un nuevo método de evaluación in vitro que permite determinar los ingredientes o alimentos con actividad específica para generar efectos beneficiosos en determinados aspectos de la salud.

Se trata de una línea de investigación emergente en el área de diagnóstico de nuevas funcionalidades. Asimismo, genera un gran interés empresarial, ya que aquella industria alimentaria que orienta su I+D al desarrollo de alimentos funcionales puede obtener con estos trabajos un conocimiento muy válido y las primeras evidencias del efecto funcional, que le posibilitará desarrollar su producto con mayor rapidez, menor coste y un control mayor de las variables experimentales previas al desarrollo del producto.

Este nuevo método de evaluación in vitro ha permitido obtener información muy interesante, por ejemplo, sobre la capacidad de la almendra de estimular y potenciar el sistema inmunitario.

Alimentación y salud
Este proyecto se enmarca dentro de la línea de trabajo de Ainia en alimentación y salud. El binomio alimentación y salud está cada día más presente en la sociedad y los avances científicos en disciplinas como la biología molecular aplicada a la nutrición permiten avanzar en el conocimiento y las actuaciones en este campo.

Fruto de todos estos avances ha surgido la nutrigenómica, nueva disciplina que estudia la interacción de los alimentos en los genes y cuyo objetivo es poder llegar a definir una dieta personalizada.

Atendiendo a una demanda social, la tendencia de la industria alimentaria se orienta hacia el desarrollo de nuevos productos alimentarios, seguros y con propiedades saludables, dirigidos a grupos poblacionales específicos.

Ainia centro tecnológico, a la vanguardia de la I+D alimentaria en nuestro país, considera esta línea de trabajo fundamental y en ella centra gran parte de su actividad investigadora. Además de este proyecto, otros trabajos realizados por Ainia en esta línea son los estudios de prospectiva sobre nutrigenómica y los avances en la investigación sobre la biodisponibilidad de nutrientes, para los cuales se ha diseñado y puesto en marcha el primer digestor dinámico in vitro en España.

Ainia centro tecnológico tiene como misión aportar valor a la empresa, liderando la innovación y el desarrollo tecnológico de forma responsable y comprometida. Con más de 1.100 empresas asociadas y 1.400 clientes, es el centro tecnológico con mayor base asociativa empresarial de nuestro país y uno de los referentes en el sector alimentario europeo. Pertenece a REDIT (Red de Institutos Tecnológicos de la Comunidad Valenciana), FEDIT (Federación de Centros Tecnológicos de España), EFI (European Food Institute), así como a numerosos organismos y entidades nacionales e internacionales.

Subir