2 de diciembre de 2020 2/12/20

AIDIMA desarrolla un sistema inalámbrico de detección de termitas

AIDIMA desarrolla un sistema inalámbrico de detección de termitas - (foto 1)
  • Una red de sensores localiza los agentes biodegradadores mediante una conexión a una central de alarmas

  • El sistema, denominado CADIX y en proceso de patente, es especialmente útil en todos los edificios históricos para la preservación del patrimonio

  • La Comunitat Valenciana se convierte en la autonomía pionera en sistemas preventivos contra los insectos xilófagos y hongos de pudrición que atacan la madera

El Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines (AIDIMA) ha desarrollado un innovador sistema de alerta sobre la presencia de insectos xilófagos, principalmente termitas, y hongos de pudrición en la madera.

El sistema CADIX (Central de alarma de insectos xilófagos) consiste en una red de sensores inalámbricos en forma de microchips ordenados en una placa lógica insertada en un cilindro de madera. La red está complementada por un software de gestión que actúa como una central de alarmas donde se monitoriza todo el proceso y se recogen los valores de humedad de la madera y la posible presencia de insectos xilófagos, especialmente termitas y carcomas.

La importancia del sistema reside en la prevención de daños en la madera estructural (elementos sostenedores del edificio), que es por donde primero atacan los citados xilófagos, con la particularidad de que no son detectados hasta que la madera se quiebra por falta de resistencia ya que no revelan orificios de salida ni desperfectos visibles. Por otra parte, el control de la humedad de la madera es imprescindible para actuar en el momento que las condiciones permitan la proliferación de hongos de pudrición, que provocan una rápida degradación de la madera.

El nuevo sistema desarrollado por el Instituto Tecnológico AIDIMA sitúa a la Comunitat Valenciana a la cabeza en los procesos y técnicas de investigación de sistemas fiables de detección y alarma de riesgo de degradación en viviendas y edificios. Además, favorecerá el uso de la madera en construcción, que siempre se ha visto frenado en España por el temor a la biodegradación de la madera. Actualmente, AIDIMA ha implantado CADIX en varios edificios de la Comunitat Valenciana para el control de plagas y protección del patrimonio histórico-artístico.

Este novedoso sistema ha sido desarrollado por los investigadores valencianos José Vicente Oliver y Miguel Ángel Abián, quienes a raíz de sus trabajos en la materia lograron alzarse con el premio Schweighofer 2009, a la mejor investigación aplicada al sector forestal, el premio internacional más relevante en ese ámbito de conocimiento, considerado el premio Nobel de la madera.

El galardón, que se entregó el pasado 18 de julio en el emblemático edificio del Ayuntamiento de Viena (“Rathaus”) se otorga por primera vez a dos españoles: el Doctor Ingeniero de Montes José Vicente Oliver y el Licenciado con Grado en Ciencias Físicas Miguel Ángel Abián, especialista en visión artificial y biotecnología de la madera. Ambos son investigadores del Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines, AIDIMA.

Subir