7 de agosto de 2020 7/8/20

LA UNIÓ de Llauradors se muestra decepcionada ante un acto de promoción de la uva de mesa del Vinalopó “político y sin compromiso” con los agricultores

    LA UNIÓ de Llauradors manifiesta una gran decepción tras acudir esta mañana al acto de promoción de la uva de mesa embolsada de esta campaña de 2013 llevado a cabo por la D.O. Vinalopó en la localidad alicantina de Agost.

    LA UNIÓ ha echado en falta una reivindicación que tradicionalmente se ha llevado a cabo aprovechando la presencia de representantes políticos de la Generalitat, como es el tema del agua y en particular “el de la derogación del trasvase del Ebro, exigencia que ahora se omite por no ser de interés para la clase política”.

    En esta presentación la D.O. ha trasladado “la exigencia a la Generalitat de pagar las ayudas todavía pendientes a los agricultores del Vinalopó por el pedrisco que malogró sus cosechas en 2010, aunque José Císcar, vicepresidente del Consell y conseller de Agricultura no se ha comprometido a ningún plazo”, explica Enrique Sánchez, responsable del sector de Uva de Mesa de LA UNIÓ.

    LA UNIÓ, organización profesional agraria que representa a cerca de la mitad de los agricultores de la zona, “se siente así mismo ninguneada al no mencionar en la presentación de esta mañana su trabajo y su esfuerzo por la continuidad de una uva de mesa embolsada de calidad”. Así, esta organización agraria, con representación en la D.O. Vinalopó mediante dos vocales, solicita que “se omitan los mítines políticos y se cumplan las promesas”, porque “de lo contrario LA UNIÓ se pensará seriamente abandonar su representación en la D.O.”, asevera Sánchez.

    Y es que en situaciones de climatología adversa “son siempre los agricultores quienes salen perdiendo, quienes han de invertir mucho dinero y tiempo para sacar adelante sus cosechas”, además de “algunos incidentes puntuales de robos de materiales del campo y gasóleo agrícola”, como ocurrió hace unas semanas.

    Por ello, LA UNIÓ considera que desde las distintas administraciones públicas “utilizan al sector agrario como excusa para lanzar su discurso político ensayado y preparado en los despachos”, mientras el agricultor de a pie “tiene que empeñar sus propiedades y sucumbir ante la inestabilidad económica”. Se trata de un sector en auge en estos tiempos convulsos de crisis del que “depende el sustento de muchas familias alicantinas”.

    Subir