27 de noviembre de 2020 27/11/20

Más de 5.000 inmigrantes residentes en la Comunitat son voluntarios

  • Sobre todo ayudan en ONG que ayudan a extranjeros

  • Blasco: “Hacer voluntariado es indicador de la plena integración de los nuevos valencianos”

  • Del total de voluntarios, el 2,5% no nació en España

Más de 5.000 inmigrantes residentes en la Comunitat Valenciana son voluntarios, una cifra que supone el 2,5% del total del voluntariado de la región, que supera las 204.000 personas. Así se desprende de un estudio realizado durante el segundo trimestre de este año por Fundar y la Universitat de València y que analiza el perfil del voluntariado de la Comunitat Valenciana.

Para el conseller de Inmigración y Ciudadanía, Rafael Blasco, es “llamativa la cifra de personas extranjeras que hacen voluntariado. Esto es un indicador de la plena integración de estas personas que se han adaptado perfectamente en la sociedad valenciana, tanto que han adquirido el compromiso de ayudar a aquellos que más lo necesitan de una manera totalmente desinteresada”.

Según la investigación europea Involve el hecho de hacer voluntariado o de implicarse en acciones solidarias es una herramienta en el proceso integrador del extranjero en la sociedad de acogida. El informe destaca, por ejemplo, que el hecho de pertenecer a una ONG ayuda a perfeccionar el idioma, implica a los inmigrantes en acciones de compromiso social y les facilita la interrelación con ciudadanos autóctonos.

Los inmigrantes voluntarios ayudan, en la mayoría de los casos, en ONG vinculadas de algún modo con el apoyo o la ayuda a este colectivo. El perfil del voluntario inmigrante es una mujer cuya edad ronda los 25 años y que lleva más de cinco en nuestro país.

La principal motivación de los extranjeros para hacer voluntariado es el altruismo y la ayuda a los demás, como objetivo prioritario. De otra parte, los problemas que destacan los inmigrantes a la hora de realizar tareas de voluntariado son la escasez de recursos económicos.

Un voluntariado con ventajas
Nueve de cada diez inmigrantes consideran que participar en labores de voluntariado es un medio de integración eficaz en la sociedad de acogida. De hecho, el estudio concluye que el voluntariado permite al inmigrante adquirir un conocimiento básico de la sociedad de acogida, incluyendo el lenguaje, el alojamiento, la educación, la sanidad o los servicios sociales. Los extranjeros, al ser voluntarios, permanecen en continuo contacto con la población autóctona, lo que les facilita el conocimiento del idioma o las organizaciones civiles de la sociedad de acogida.

Otra de las ventajas que para el inmigrante tiene el voluntariado es que a través de esta acción se desarrollan habilidades en aquellas personas que, por diversos motivos, han carecido de educación formal o la han tenido que interrumpir. Las ONG de inmigrantes invierten continuamente en formación básica y también en específica, por eso los colectivos más desfavorecidos tienen acceso a actividades educativas complementarias.

El voluntariado facilita al inmigrante la contratación en el mercado laboral ya que puede aportar experiencia profesional informal, lo que tiene especial relevancia para los jóvenes extranjeros. El voluntariado se presenta como un modo de explorar sus capacidades y aprender otras necesarias para el mercado laboral español. Además, la interacción propia del voluntariado permite a la población autóctona y a la extranjera relacionarse y crear lazos.

Subir