Dilluns 18 de Desembre de 2017

-La Ludopatía o El impudor de TVE :: Vox Populi :: elperiodic.com

Versió Clàsica
Edició
: Vox Populi

La Ludopatía o El impudor de TVE

09/01/2017 Víctor Mengual Arrufat
recomendar
imprimir
recomendar
a mis favoritos
A Sócrates lo condenaron de forma injusta por “pervertir a la juventud ateniense”. Aquí en nuestra España, los políticos caraduras, como mínimo, en aras de oscuros intereses toman decisiones que afectan al corazón de nuestra sociedad y que inyectan la perversión en nuestra juventud emponzoñándola a través del medio más visto y con más capacidad de manipular a la población, La Televisión.

En enero de 2010 el Gobierno de turno cortó la única fuente de ingresos privados de la ruinosa TVE al erradicar la publicidad a favor de las televisiones privadas. Fue el regalo de los Reyes Magos.

El Gobierno pegó el cabezazo y, cínicamente, lo justificó diciendo que se hacía porque la Televisión Pública estaba concebida por y para el ciudadano. ¡¡Cuánto sufren por nosotros!!

En cambio, sí que me pareció muy bien la prohibición de anunciar tabacos y bebidas. Ello evitaba, en parte, su adicción.

En España y en el mundo hay varios vicios que hay que combatir. Los hay que no se transforman en enfermedades, pero, en cambio, hay otros que sí y que la administración tiene la obligación de combatirlos, como son: El alcohol, las drogas y el juego que, a su vez, se convierten en el alcoholismo, la drogadicción y la ludopatía, respectivamente.

Casi todos conocemos, por algún conocido, lo trágico que puede llegar a ser el alcoholismo en un padre de familia generando malos tratos, desasistencia e, incluso, quiebra familiar económica y afectiva sentimental.

Pues, así y todo, hay que tener en cuenta que la drogadicción y la ludopatía son mucho más perniciosas socialmente, ya que atacan más directamente a la familia como célula base de toda sociedad.

Un alcohólico dentro de la tragedia, aún con una treintena de euros diarios para alcohol mantiene su vicio-enfermedad; pero el drogadicto o ludópata necesita cien veces más dinero para evitar el mono. Su enfermedad les llevará a maltratar agresivamente a su familia, robar en su propia casa para venderlo y delinquir para satisfacer su necesidad enferma.

El drogadicto o el ludópata, cada vez necesita mayores dosis o hacer apuestas más fuertes, les acorrala el síndrome de abstinencia y viven instalados en la mentira y en la inmoralidad para conseguir el dinero necesario para satisfacer su enganche.

El garante de la Salud Pública es, sin duda, el Gobierno y tiene obligación de velar por ello.

Teniendo en cuenta la mala experiencia y la cantidad enorme de hogares rotos por la ludopatía cuando se implantaron las antiguas maquinitas de monedas de juego en los años noventa, los ciudadanos nos planteamos: ¿El por qué el Gobierno permite que se invadan nuestros hogares y penetre el virus del juego a través de cientos de anuncios televisivos ensalzando la bondad del juego y que, avalados por los descerebrados astros del futbol como Neymar o Cristiano Ronaldo, nos ofrecen ganancias al instante? Incluso nos “regalan” un dinero inicial de enganche para apostar y perder.

¿Dónde está nuestro Gobierno garante de nuestra salud? Ese Gobierno que nos empuja al vicio y que, a su vez, se convertirá en enfermedad, desastre y sufrimiento en miles de familias, además de mendicidad y elevados gastos médicos y sociales en tratamientos futuros. O, ¿Es que pretenden eliminar el paro enviando a la gente a la ludopatía, y a continuación, en su desesperación, quizás, al suicidio?

¿Por qué los gobiernos españoles se empeñan en dar pingües ganancias de cientos de miles de millones de euros a estas Empresas de Juego a costa del bolsillo y la salud de su pueblo?

Ese gran problema social ocultado intencionadamente por nuestros políticos es el que alimenta el cáncer del juego y que llevará al desastre económico y ruptura del vínculo familiar a multitud de familias obligándoles a dormir en cajeros y a mendigar a muchos de los enfermos afectados por la ludopatía.

Esa enfermedad crea un impulso irreprimible de apostar a pesar de ser consciente, el que lo sufre, de sus nefastas consecuencias. Está reconocida como una grave enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es una adicción considerada tan peligrosa como puede ser la de las drogas.

Me quedé atónito al descubrir que en un canal de deportes de la pública TVE, el tdt, durante los partidos de baloncesto se promocionaba la empresa de apuestas SPORTIUM. Es decir, no se permite propaganda de bombones y turrones navideños, pero sí de apuestas de dinero. Es una vergüenza ver el baloncesto televisado y seguido hipnóticamente por cientos de miles de niños y jóvenes con todo su virginal porvenir siendo bombardeados por tentadoras propagandas manipuladoras que les pueden hundir la vida. “¿Fair Play?” ¿Por qué los quieren pervertir y destrozarles el futuro empujándoles hacia la destructora enfermedad?

Y, sobre todo, ¿Por qué el guardián lo permite? ¿Dónde está el Consejo de Sabios de la Televisión nombrado por el Gobierno y su ética tan vociferada?

Ya nos venía el problema con los bingos y máquinas de juego de bares que enganchó a muchísima gente en los ochenta y noventa. Posteriormente vinieron esos programas de televisión emitidos a altas horas de la madrugada en que tenían a nuestros insomnes e ilusos mayores enganchados a un teléfono consumiendo carísimos minutos esperando acertar una sencillísima pregunta y ganar un premio que casi nunca venía. Y hoy en día, con el acceso al juego por internet, ya no es preciso el desplazarse al bingo o al bar y pasar vergüenza o justificar las ausencias. Hoy con los teléfonos móviles se juega desde casa y desde el anonimato, en la cama, en el sofá o el salón.

Son los bombardeos continuos. Incluso, los menores de edad aprenden pronto a “delinquir” falsificando los datos para poder jugar “on line” con el consentimiento tácito de esas éticas Empresas de apuestas y, por supuesto, de nuestros Gobiernos.

Es evidente que la gente joven es más propensa a engancharse a este tipo de apuestas, además manejan las tecnologías y no tienen ni que moverse de casa, apuestan desde su propio teléfono android a cualquier hora del día o de la noche.

Es el paraíso del enganche al juego y lo podemos sufrir cada uno de nosotros en nuestros hogares en cualquier momento, solo se requiere que tener internet, o un teléfono móvil, y una persona dispuesta a dejarse enganchar. El objetivo de las Multinacionales es inmoral pues ellos determinan que el fin justifica los medios y nuestra salud o economía les es indiferente. Ellos quieren explotar su filón y exprimirnos, pero deben de ser los gobiernos quienes les pongan freno y no lo hacen.

España se ha convertido en uno de los países con más incremento de la ludopatía y, por el contrario, las autoridades no quieren enterarse o, lo que es peor, miran hacia otro sitio. Ellos sabrán por qué.

Hay una enorme preocupación por parte de los expertos y por La Federación Española de Jugadores de Azar rehabilitados (FEDAR) por la entrada en nuestros hogares del juego on-line y piden a las autoridades que se controle exhaustivamente el juego On Line, especialmente en edades tempranas ya que se incrementa exponencialmente la adicción.

Hay enormes ganancias en el Juego On line. Se arranca el dinero a desgraciados fáciles de seducir para repartir pingües e indecorosos beneficios entre la gente rica de las multinacionales. Hay muchos intereses creados. “De aquellos polvos, vienen estos lodos y vendrán las arenas movedizas del futuro”.

Es necesario prohibir toda publicidad nociva para nuestra sociedad y cortar por lo sano.

¿Dónde se encuentran los que dicen velar por la salud de los ciudadanos y, por el contrario la gangrenan? Hay enormes dosis de cinismo y falsedad en los que nos gobiernan, en cambio, el honesto Sócrates no quiso huir de la cicuta y murió empeñado en cumplir la injusta Sentencia de muerte.


RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Avís Legal | Publicitat | Correu

 
Actualmente está en la versión en Valenciano de "elperiodic.com".
Si desea cambiar a la versión en Castellano, puede hacerlo pulsando en la bandera.

Actualment està en la versió en valencià de "elperiodic.com".
Si desitja canviar a la versió en Castellà, pot fer-ho fent click a la bandera.



No mostrar de nuevo este mensaje
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando estará aceptando su uso.
OK
Versión Móvil