-La Fe investiga un patrón para valorar si un hígado es apto para trasplante y prever su evolución en el receptor :: elperiodic.com

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.
Acepto     Más información
rss facebook twitter Canal elperiodic.com youtube  lasprovincias.es
Domingo 21 de diciembre de 2014 |
google
elperiodic.com
Edición Valencia
Sanidad y Salud
Mejores hígados para trasplante
 

La Fe investiga un patrón para valorar si un hígado es apto para trasplante y prever su evolución en el receptor

20/08/2012 | elperiodic.com  
recomendar
imprimir
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar
ver en PDF
• Hoy en día se descarta uno de cada cuatro hígados
• El patrón sería de gran ayuda para el cirujano y permitiría un mejor aprovechamiento del órgano

Un equipo multidisplinar de cirujanos e investigadores del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe está desarrollando un modelo predictivo capaz de evaluar la calidad funcional del injerto hepático antes de su implante.

La investigación, dirigida por el Dr. Agustín Lahoz, pretende hallar aquellos patrones metabonómicos que reflejen el estado funcional del injerto. Es más, la traslación de los biomarcadores encontrados en las biopsias hepáticas a sangre del paciente trasplantado podría servir para monitorizar la evolución funcional postrasplante del injerto, permitiendo quizás un diagnóstico precoz del fallo primario.

En la actualidad, es el cirujano quien valora si el injerto hepático es o no apto para el trasplante y, en caso de duda, solicita un estudio anatomopatológico del tejido que apoye su decisión. Por lo tanto, el disponer de un modelo que aporte información objetiva sobre la funcionalidad del órgano, a través de la determinación de su perfil metabonómico, sería de gran ayuda a la hora de tomar esta decisión médica.

Hoy en día se descarta uno de cada cuatro órganos disponibles, por lo que una evaluación exhaustiva de estos podría permitir su mejor aprovechamiento y aumentaría el pool de injertos disponibles.

Además, la mortalidad postrasplante durante el primer año oscila entre 10-15% y gran parte es atribuible a causas relacionadas con la función inicial del injerto (disfunción severa y fallo primario), con lo que el modelo metabonómico propuesto permitiría a priori anticiparse a estas complicaciones postrasplante.

Los investigadores calculan que en dos años se podría disponer de biomarcadores factibles de ser incluidos en la rutina clínica a las puertas de quirófano. La investigación, sin precedentes, emplea tecnología puntera y abarca una notable cifra de muestras (300 recogidas desde 2007).

Comparta este artículo
  • Currently 5.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 5.0/5
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

RSS elperiodic.com Valencia
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Aviso legal | Publicidad | Correo