-Cientos de ex reclusos, funcionarios de prisiones y voluntarios de Pastoral Penitenciaria despiden al P. Ximo en la misa exequial presidida por el Arzobispo :: elperiodic.com

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.
Acepto     Más información
rss facebook twitter Canal elperiodic.com youtube  lasprovincias.es
Lunes 20 de octubre de 2014 |
google
elperiodic.com
Edición Valencia
Sociedad

Cientos de ex reclusos, funcionarios de prisiones y voluntarios de Pastoral Penitenciaria despiden al P. Ximo en la misa exequial presidida por el Arzobispo

14/08/2012 | elperiodic.com  /  Fotógrafo: Alberto Saiz 
recomendar
imprimir
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar
ver en PDF
• “Quiso mostrar con su propia existencia a Jesucristo en quien más lo necesita”, afirma monseñor Osoro

Centenares de personas, en su mayoría voluntarios de Pastoral Penitenciaria, ex reclusos con sus familias y numerosos funcionarios y funcionarias de prisiones, han participado esta tarde en la misa exequial que ha presidido el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, en la parroquia Nuestra Señoras de Fátima de Valencia, por el eterno descanso del sacerdote Joaquín Montes Mollá, popularmente conocido como el “Padre Ximo”, que ha fallecido la pasada medianoche a los 82 años, después de más de 40 como capellán de prisiones.

En la misa, que ha sido concelebrada por una treintena de sacerdotes, monseñor Osoro ha señalado durante la homilía que el Padre Ximo “quiso dibujar con su propia existencia la manera de comportarse de Jesucristo en quien más lo estaba necesitando”.

De igual manera, ha recordado cómo a los pocos días de ser nombrado Arzobispo de Valencia el Padre Ximo le pidió que “le acompañara a visitar a un preso en el Centro Penitenciario de Picassent”. Una vez allí, “abrió como una celda, en la que sólo se encontraba el Sagrario y una silla, en la que él rezaba durante horas”, ha precisado el Arzobispo que ha asegurado que “aquello me impactó mucho y cada vez que paso en algún trayecto junto a la prisión recuerdo aquella visita y pido a aquel Preso por todos los demás que están allí con Él”.

Finalmente, monseñor Osoro ha expresado su “profunda admiración” por el 'Padre Ximo´ “por sus palabras y sus gestos” y ha concluido dando gracias a Dios “por este sacerdote que creyó en todas sus consecuencias que la gran liberación la trae Jesucristo”.

Al término de la eucaristía, el prelado ha expresado también su gratitud a las religiosas de la residencia sacerdotal Betania, de la localidad de Quart de Poblet, donde vivía el sacerdote fallecido, por la labor que realizan y que “es una bendición de Dios para nosotros”.

Igualmente, ha pronunciado unas palabras de profundo agradecimiento a la conclusión de la misa el sacerdote Fernando Giacomucci, fundador del Hogar Social Juvenil (HOSOJU) de la localidad de Aldaia, con el que trabajó durante décadas el sacerdote fallecido para la reinserción de ex presos.

En la eucaristía también han participado el director adjunto de la prisión de Picassent, Andrés García, el juez de vigilancia penitenciaria, Valentín Bruno, y el presidente de les Corts Valencianes, Juan Cotino

Joaquín Montes Mollá
Joaquín Montes Mollá nació el 6 de julio de 1930 en la localidad valenciana de Ontinyent, en la que también recibió la ordenación sacerdotal en 1954.

En 1955 fue nombrado vicario parroquial en la parroquia de San Juan Bautista, de Manises; en 1958, párroco a la iglesia del Inmaculado Corazón de María, de la misma localidad, hasta 1962, cuando fue designado párroco en la Font d´En Carrós, tras lo cual se dedicó a las misiones.

En 1968, de nuevo en la diócesis de Valencia, fue párroco de San Pedro Apóstol, de Moixent, donde hoy se le ha recordado con un toque de campanas en su memoria y el lunes, martes y miércoles de la semana que viene se ofrecerán las misas en sufragio de su alma.

En 1970 fue nombrado capellán de la entonces Cárcel Modelo de Valencia y desde entonces se ha dedicado ininterrumpidamente a la atención pastoral de la población reclusa. Fue director del Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria desde 1996, y, ya jubilado, continuó acudiendo el Centro Penitenciario de Picassent, donde celebró su última misa el pasado 31 de mayo, el día anterior al agravamiento de su enfermedad. Desde el 2010 era capellán voluntario de este centro penitenciario.

También fue capellán del Colegio La Misericordia de Valencia, y arcipreste del antiguo Arciprestazgo “Avenida de Castilla”.

En septiembre de 2009, el ‘padre Ximo’ fue distinguido con la Medalla al Mérito Social Penitenciario otorgada por la secretaría general de Instituciones Penitenciarias del Ministerio del Interior, en reconocimiento a su labor con presos durante estas cuatro décadas, según las mismas fuentes.

Comparta este artículo
  • Currently 0.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 0.0/5
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más noticias de hoy en la Provincia de Valencia
Opinión
12/10/2014 - Chuzos de Punta
Amparo Marco: Primarias en Castellón
17/10/2014 - En busca de la verdad
Jugando a los espías
14/10/2014 - Raons i paraules
Nou llibre sobre el cardenal Tarancón
17/10/2014 - El mirador de l’Alcora
Una oportunidad para l’Alcora
14/10/2014 - El Puntero
Y el Vaticano se negó
Más noticias de hoy en la Comunitat Valenciana
Humor
Ditalulling