-Una catedrática de Literatura, viuda y abuela de siete nietos, profesa como carmelita en Villar del Arzobispo rodeada de su familia :: elperiodic.com

Versió Clàsica
Dijous 23 de Març de 2017
google
elperiodic.com
Edició
Sociedad

Una catedrática de Literatura, viuda y abuela de siete nietos, profesa como carmelita en Villar del Arzobispo rodeada de su familia

01/10/2012 | elperiodic.com  /  : Javier Peiro 
recomendar
imprimir
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar
ver en PDF
• En una misa presidida por el Arzobispo

Una catedrática de instituto de Lengua y Literatura, Teresa Gil Poy, de 73 años, viuda, madre de dos hijos y abuela de siete nietos, profesó ayer tarde sus votos como carmelita descalza en una ceremonia presidida por el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, en el monasterio de San Juan de la Cruz, en la localidad valenciana de Villar del Arzobispo.

La nueva religiosa, que ha tomado el nombre de "Teresa de Cristo Crucificado", ingresa en la orden de vida contemplativa después de haber ejercido como profesora de Lengua y Literatura durante más de 40 años en distintos institutos de Valencia, según ha indicado a la agencia AVAN la propia religiosa, que asegura ser una "enamorada de la mística de Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, cuyas poesías me estremecen".

En la ceremonia, además de la comunidad religiosa del convento, han participado sus hijos y nietos, uno de los cuales es seminarista en Valencia, y otra realiza el postulantado en Francia para ingresar en la congregación de las Hermanitas del Cordero. También han acudido a la celebración numerosos feligreses de la que ha sido su parroquia en Valencia, San Miguel y San Sebastián.

Teresa Gil, natural de la localidad tarraconense de Ulldecona, ha permanecido desde hace cinco años en el convento de Villar del Arzobispo, donde tomó los hábitos y realizó el noviciado y la profesión simple de votos.

"Me siento inmensamente feliz ahora", ha indicado la religiosa, que ha precisado que "Dios me regaló un marido impresionante, nos quisimos mucho". Tras su fallecimiento por un infarto a los 65 años, "fui plenamente consciente de todo lo que había recibido de Dios a través de mi marido" y de como el "sentido esponsal que, desde joven, yo había querido dar a mi vida podía continuarlo: de ser esposa de un hombre excepcional en la tierra, podría ser esposa ahora de Cristo, algo mejor aún".

  • Currently 0.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
: 0.0/5

20/03/2017 - L´espai de Rosa Pérez
La dignificació de la política
19/03/2017 - Picos Pardos
Pobre democracia
19/03/2017 - Chuzos de Punta
El PATIVEL
23/03/2017 - Piedras vivas
Lo que molesta la Santa Misa
22/03/2017 - Columna de Michel
Estibadores y políticos: ¿dos castas?
21/03/2017 - Desde el Congreso
Comunitat Valenciana, Adelante!
20/03/2017 - Tots a una veu
Avant napolitans
20/03/2017 - Editorial
Estibando voy, estibando vengo
Actualmente está en la versión en Valenciano de "elperiodic.com".
Si desea cambiar a la versión en Castellano, puede hacerlo pulsando en la bandera.

Actualment està en la versió en valencià de "elperiodic.com".
Si desitja canviar a la versió en Castellà, pot fer-ho fent click a la bandera.



No mostrar de nuevo este mensaje
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando estará aceptando su uso.
OK
Versión Móvil