Divendres 20 de Octubre de 2017

-La singular fiesta del Cañizo Taurino :: Vox Populi :: elperiodic.com

Versió Clàsica
Edició
: Vox Populi

La singular fiesta del Cañizo Taurino

06/08/2012 Víctor Mengual Arrufat
recomendar
imprimir
recomendar
a mis favoritos
Han llegados las fechas que nos hacen un poco más felices durante el verano. Han llegado las Fiestas de nuestros pueblos.

El mío, Chóvar, es hermoso, muy pequeñito y está ubicado en plena Sierra de Espadán. Sus Fiestas son extraordinarias. Verbenas, disfraces, degustación de los vinos y jamones de los cosecheros locales. Concursos de todo tipo imaginable, truc, guiñote, etc. Y, ¿Cómo no?, la Estrella fundamental de nuestras Fiestas: las baquillas y toros por las calles.

Quiero adelantar que este pueblo tiene un singular y especial respeto a los toros y de ahí nace “El Cañiso”. Se utilizaba ancestralmente para conducir los toros desde la plaza a sus corrales sin tener la necesidad de utilizar garrotes, al contrario de lo usual en otros lugares.

Es un espectáculo divertido y por ser único en toda España, quisiera reivindicarlo, si usted, Sr. Director, me lo permite. De este modo podría darlo a conocer, tanto a los amantes de los toros como a los que no lo son tanto.

Se plantea una lucha noble entre el hombre y el toro en igualdad de condiciones. Dos seres encontrados frente a frente. El hombre se defiende con un cañizo como escudo y el toro lo ataca con bravura. El astado no puede sufrir ningún daño y, en cambio, el hombre puede ser corneado en esa lucha insigne y valiente.

El juego consiste en que el toro quiere regresar a su toril y el hombre tratará de evitarlo en lo posible. Utilizará como única arma un cañizo. En esta batalla siempre gana el toro a pesar del esfuerzo de los “Cañiseros”. El riesgo se salda por parte de los valientes portadores del cañizo con alguna “heridilla de guerra” sufrida durante el lance y nada que la ATS no pueda solucionar con un poco de esparadrapo y mercromina al día siguiente en la consulta del médico.

Los balcones y rateras están llenos de espectadores de todas las edades. Todos esperan la “Salida” de los toros. El silencio se puede cortar y la expectación es enorme.

Los van soltando de uno en uno. Bajan a toda velocidad desde el corro en donde están encerrados y buscan el toril en dónde les esperan los mansos para devolverlos a sus dehesas a pasar la noche y descansar.

Los cinco cañiseros ponen el cañizo en medio de la calle para intentar interceptar su paso y poder parar al toro en su carrera y en la bifurcación, desviarlo a la calle de abajo. Saben que el animal luchará para encontrar su salida.

Tratan que disminuya la velocidad de su carrera, ya que en caso contrario saltaría por encima del cañizo destrozándolo, y arrollando y posiblemente corneando a los portadores. Unas veces se consigue y se desvía al toro. Esto provoca los aplausos de la entusiasmada gente. Tras habérsele taponado el paso el astado lucha y busca la salida por un lateral del cañizo, corneándolo una y otra vez con el peligro que ello supone para sus acarreadores. Sólo se oye el silencio acompañado del característico sonido de los cuernos al perforar las cañas, el arrastre del cañizo, los topetazos de su testuz y la voz de mando de uno de los cañiseros -“derecha, atrás etc” según interese para evitar ser desarmados al penetrar la vaca por uno de los laterales.

Otras veces el toro, salta atléticamente el cañizo y a sus portadores. Entonces se oyen silbidos de desaprobación de los espectadores a pesar del peligro que ha supuesto el acto. No se ha sabido parar al toro y desviarlo y la gente lo desaprueba. No ha habido enfrentamiento. De todos modos, se huele la adrenalina a borbotones.

Quizás sea difícil de entender por un forastero. Este, quizás piense que es un riesgo absurdo y sin sentido. Quizás tengan razón, pero, de todos modos, esta es nuestra antiquísima Fiesta en la que homenajeamos a ese animal mitológico, temido y admirado.

Buenos días y que disfruten de todas sus fiestas en todos esos bellos pueblecitos como el mío, nosotros nos quedamos en Chóvar.

14/10/2017 - Reflexionando, que no es poco
Uno no es lo que dice… si nadie te lo reconoce
16/10/2017 - Columna de Michel
¡Ahora menos que nunca!
12/10/2017 - La Columna de Jomeve
La Constitución y las leyes
15/10/2017 - Editorial
Es hora de los moderados
15/10/2017 - Solo es una opinión, Ud. perdone
Tortilla española y crema catalana
Actualmente está en la versión en Valenciano de "elperiodic.com".
Si desea cambiar a la versión en Castellano, puede hacerlo pulsando en la bandera.

Actualment està en la versió en valencià de "elperiodic.com".
Si desitja canviar a la versió en Castellà, pot fer-ho fent click a la bandera.



No mostrar de nuevo este mensaje
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando estará aceptando su uso.
OK
Versión Móvil