-Podemos, ni tan santos ni tan endemoniados :: Solo es una opinión, Ud. perdone :: elperiodic.com

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.
Acepto     Más información
rss facebook twitter Canal elperiodic.com youtube  lasprovincias.es
Viernes 27 de febrero de 2015 |
google
elperiodic.com
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
Solo es una opinión, Ud. perdone
Solo es una opinión, Ud. perdone
Por J. P. Enrique
Añadir "Solo es una opinión, Ud. perdone" a mi lector RSS

Podemos, ni tan santos ni tan endemoniados

17/02/2015
5 comentarios
recomendar
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

Todos (o casi todos)  teníamos y tenemos muy claro: 1) Que la corrupción está demasiado extendida y que afecta mucho al PP y demasiado al PSOE y a otros partidos 2) Que es necesaria una regeneración democrática 3) Que el paro es la mayor lacra de este país y está obligando a los jóvenes a emigrar 4) Que hay demasiada economía sumergida 5) Que se incrementa la desigualdad social 6) Que aumenta el número de desahucios y el número de viviendas vacías 7) Que pagan muchos impuestos trabajadores y  clases medias y muy pocos las grandes fortunas. 8) Que son injustos el copago y las tasas judiciales. 9) Que ha habido fuertes recortes en Sanidad y Educación 10) Que debería impulsarse una política expansiva y mutualizarse la deuda para activar la economía y reducir el paro 11) Que ha habido un recorte de salarios y que el empleo se ha convertido en precario 12) Que los bancos financian a los partidos con créditos que luego pasan a fallidos 13) Que existe una puerta giratoria entre la política y el poder económico 14) Que son sospechosas las donaciones millonarias que hacen algunas empresas a los partidos  15) Que los precios de los bienes básicos (luz, gas, agua, gasolina) son abusivos y que hay un monopolio de empresas suministradoras 16) Que el crédito no fluye 17) Que el presidente de la Comisión Europea asesoraba a empresas para evadir impuestos y que hacía lo mismo el HSBC, mientras Suiza se niega a colaborar con la justicia 18) Que en la política hay una élite de privilegiados, 19)…

Estoy seguro que los lectores que han llegado hasta aquí, están de acuerdo con ese  diagnóstico de la situación. Pero, a partir de este momento, si digo que todo eso es lo que denuncia Podemos, entonces  se revuelven  estómagos  y surge una letanía de calificativos contra ellos: Radicales. Adanes. Populistas. Comunistas. Venezolanos. Chavistas. Ocurrentes. Doctrinarios. Bolivarianos. Filo etarras. Batasunos. Sucios. Caca. Utópicos. Niñatos. Retrógrados. Fracasados. Inestables. Corruptos. Fascistas. Teóricos. Mentirosos. Neofascistas. Neocomunistas. Locos. Oportunistas. Nazis. Estalinistas. Unidireccionales. Retóricos. Incompetentes. Descafeinados. Charlatanes. Curanderos. Vendedores de crecepelo.

Tras el 11-M no eran nadie. Cuando sacaron 5 eurodiputados rompiendo todas las encuestas, y empezó a crecer su intención de voto,  se desataron los nervios. Demasiado éxito. Demasiado rápido para una fuerza nueva sin cuadros y sin estructura.

Con Podemos el miedo y la descalificación arrecian de manera discriminatoria. Se les descalifica aquí y en el resto de Europa. La misma  Europa que calla y tolera el ascenso de Jean Marie Le Pen en Francia o  Viktor Orbán en Hungría.

El PP se inquieta al verse abandonado por sus votantes y el PSOE, diluyéndose, no puede esconder su estrecha alianza con quienes nos gobiernan.

Los mensajes son dardos hacia lo que propone la nueva formación. ¿Jubilarse a los 60? No vale ni como aspiración. ¿Renegociar la deuda? Hay que cumplir lo pactado. ¿Establecer una renta básica a los más necesitados? ¡Qué barbaridad!… ¿Incrementar el número de jueces e inspectores de Hacienda? Burocracia. ¿Meterse con el 90% de empresas del Ibex que operan en paraísos fiscales? Es imposible. Y se inventa: van a quitarnos las viviendas; van a quitar las fuerzas de seguridad; van a sacarnos del euro; si ganan será la última vez que votemos;…

Queda en el olvido que sus eurodiputados  viajan en clase turista; que viven en un modesto piso compartido en Bruselas; que renuncian a parte de su sueldo en beneficio propio; que su partido rechaza financiarse de los bancos,…

Se escruta con lupa el pasado de sus dirigentes. A veces con tan poca base que El Mundo y El País han tenido que rectificar informaciones precipitadas. Se ha ido contra ellos, para que, mostrando sus debilidades concluyamos: todos son iguales. Se empezó denunciando a Erejón por no asistir a su aula en la Universidad y por realizar su trabajo desde Madrid. Antes se les había acusado que cobraban de Venezuela (en coherencia con la campaña que se desató contra Aznar por lo que cobró de Gadafi y por su amistad con él). El siguiente fue Monedero, por cometer la pillería de cobrar a través de una sociedad y esquivar los requerimientos de Hacienda mientras hacía, calladito, una declaración complementaria. Ante el acoso, el líder de la nueva formación ha actuado como “la casta” y se ha escondido sin pedir perdón ni dar explicaciones. Culpar a los medios, acusar de persecución y mostrarse como víctima está en un manual demasiado viejo.

A partir de ahí decir “que quienes no están libres de culpa no tienen fuerza moral para criticar  graves injusticias” es afirmar nadie puede hacerlo, porque inmaculados no existen. Solo existirán el día en el que algún grupo logre fichar a la Virgen María y a siete arcángeles.

 ¿Hay que perseguir los delitos? Sí, todos. También a los 2.694 de la lista Falciani,  en lugar de mandarles una amable carta: “Le convendría, si Ud. quiere... Es que nos hemos enterado… Le invitamos a que regularice.” Y ofrecerles el perdón en una ventajosa amnistía.

El fenómeno Podemos, al menos está siendo útil para que, el bipartidismo reaccione tomando  algunas medidas: Elección abierta de algunos líderes, prohibir la condonación de créditos bancarios, Ley de transparencia,… Es muy poco, pero algo es algo. Demasiado tarde.

Podemos ha llegado y ha llegado, para quedarse con una parcela de poder (parcela, dije “parcela”, que no sufran quienes tanto les temen) y para formar parte de una sociedad a la que pueden ayudar removiendo conciencias y  cambiando actitudes.

Podemos. Ni tan santos, ni tan endemoniados.

 

RAJOY DEFIENDE INTERESES QUE NO SON LOS NUESTROS

Me resulta preocupante ver a Rajoy defender con tanta pasión los postulados de Merkel en favor de la austeridad, porque está actuando en favor de unos acreedores que no le votaron y en contra de los ciudadanos que sí le votaron. Se alinea con los países ricos del norte en contra de los países más castigados por la crisis del sur de Europa.

Hay que cumplir Sr. Rajoy pero con unas condiciones favorables a los intereses de los españoles, sin que nuestra deuda (que no para de crecer) se convierta en impagable y sea una lacra para nuestro futuro como le ha pasado a Grecia. ¿Es una barbaridad pedir que se pague la deuda en función de lo que se incremente la riqueza? ¿Es una barbaridad exigir políticas de crecimiento? ¿Lo es pedir un reparto de las cargas sin cebarse solo en los más débiles?

Nos dicen ahora que si no hubieran prestado a Grecia 36.000 MM euros podrían haber incrementado las pensiones un 36% ¡Mecachis! De haberlo sabido, los jubilados habrían fletado cien autobuses de voluntarios para ir a asesorar a los griegos. ¡Seguro que, cuando lo recuperen, incrementarán las pensiones en ese porcentaje!

Albert Ribera, el líder de Ciudadanos, ha sido más sensato al afirmar: “Hay que negociar mejores condiciones. El mensaje es que vamos a pagar pero necesitamos aire.”

Más artículos de Solo es una opinión, Ud. perdone
Comparta este artículo
  • Currently 2.76/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 2.8/5
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Aviso legal | Publicidad | Correo