Dilluns 23 de Abril de 2018

-Las tres D: Desigualdad, Daño medioambiental y Deuda / El 8-M :: Solo es una opinión, Ud. perdone :: elperiodic.com

Versió Clàsica
Edició
Solo es una opinión, Ud. perdone
Solo es una opinión, Ud. perdone
Por J. P. Enrique

Las tres D: Desigualdad, Daño medioambiental y Deuda / El 8-M

22/04/2018
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

Cuando al profesor Juan Torres  le encargaron  la elaboración de un documento base en el que plasmara propuestas sobre los problemas económicos y sociales, él solicitó a colegas suyos de diferentes corrientes ideológicas,  ideas para desarrollarlo. Le llegaron varias y de entre ellas le gustó especialmente la de José Esquinas un intelectual que  ha ocupado altos cargos en la FAO, durante 30 años, ocupándose de problemas de biodiversidad y sostenibilidad.

Esquinas, basándose en un informe de la ONU de 1987 que lleva el nombre de Informe Bruntland viene a decir que “las generaciones futuras no votan. No tienen poder político ni financiero. No pueden oponerse a nuestras decisiones” y que convendría abrir un debate sobre la importancia de pensar en las futuras generaciones reflexionando sobre lo que les estamos dejando en herencia: desigualdad, daño medioambiental y deuda.

Basándose en esas ideas, el profesor Torres plasmó en un documento que tituló “Un programa económico para la gente” la siguiente reflexión: “La desigualdad, la explotación de los recursos naturales y el endeudamiento se vienen produciendo desde hace decenios de forma desproporcionada en las sociedades más avanzadas porque no se toman en consideración los derechos de las generaciones futuras que no están hoy día presentes para votar y decidir. Para evitarlo y frenar el crecimiento insostenible de las tres D nefastas (Desigualdad, Daño medioambiental y Deuda), es necesario condicionar las decisiones presentes a los intereses de esas generaciones futuras… Puesto que evitar que eso ocurra es fundamental para garantizar la sostenibilidad, habría que crear, como ya se está haciendo en otros países, un organismo que actúe como Defensor de las generaciones futuras con capacidad para impedir que las decisiones se adopten sin contemplar sus efectos sobre el bienestar de la población y la vida futuras en nuestro planeta.”

La idea que no recogieron quienes le encargaron el trabajo ha vuelto a la actualidad de la mano de la Fundación Savia que ha publicado un libro “El defensor de las generaciones futuras” escrito por Manuel Castañón del Valle.

En el libro se apunta que la idea sobre las tres D ha sido tomada en consideración en 15 países: Alemania, Brasil, Bélgica, Canadá, Chile, EEUU, Escocia, Finlandia, Gales, Hungría, Israel, Malta, Nueva Zelanda y Suecia. Dice también que hay ya casi un centenar de municipios que reclaman en España la creación de esa figura y que del tema se están ocupando universidades como la de Oxford.

Concluye el profesor que “es urgente sumarse a la idea en nuestro país, ya que  España ha sido citada en alguna ocasión por ser el país de la UE que peor cuida sus recursos naturales, el  80 % de nuestra superficie corre el riesgo de convertirse en un desierto a lo largo de este siglo, solo el l2% de nuestros hábitats se encuentra en estado favorable, somos el territorio europeo con el mayor índice de flora endémica en peligro de extinción y nuestro modelo productivo no es solo muy costoso económicamente (aunque muy rentable para las empresas) sino ineficiente energéticamente y muy contaminante y depredador de recursos: hemos registrado el mayor incremento de la desigualdad en Europa en los últimos años; nuestros recortes en investigación están igualmente entre los mayores de nuestros socios europeos, nuestro sistema educativo hace aguas y un joven español de entre 20 y 34 años, de cada cuatro.  ni estudiaba ni trabajaba en 2015; la deuda pública aumentó en 2017 a un ritmo de 1.200 euros por segundo y el Estado tendrá que colocar en los mercados unos 420.000 euros de deuda por minuto en 2018.”

Es evidente que ante la realidad oculta en la que nos movemos, urge tomar conciencia de que esos problemas son realmente importantes y que hay que afrontarlos con  soluciones más éticas y sociales, alejadas de  las banalidades en las que nos solemos ocupar y de soluciones injustas.

Para alejarnos del caos hacia el que (de no hacer nada) caminamos es necesario debatir y difundir  ideas innovadoras como las apuntadas que nos sitúen en la realidad de los problemas y nos encaminen hacia el encuentro de soluciones. Y habría que hacerlo aunque solo sea por puro egoísmo de supervivencia y pensando en nosotros y en generaciones futuras.

Los datos incuestionables de ahora mismo son que la creciente desigualdad es alarmante y se incrementa con el paro y trabajos precarios que no permiten salir de la pobreza. De esa alarmante desigualdad en nuestro país están dejando constancia  organismos internacionales  más importantes como la OCDE. El daño medioambiental está a la vista y lo ocasionamos también  con la destrucción de materias primas en el camino del consumismo irracional de usar y tirar al que se unen  intereses económicos espurios que añaden la inmoral obsolescencia programada. También la deuda (negocio de los bancos) es una losa hacia el futuro.

  • Currently 0.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 0.0/5


RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Amb la col·laboració de la Consellería d'Educació, Investigació, Cultura i Esport. Generalitat Valenciana.

Avís Legal | Publicitat | Correu

 
Actualmente está en la versión en Valenciano de "elperiodic.com".
Si desea cambiar a la versión en Castellano, puede hacerlo pulsando en la bandera.

Actualment està en la versió en valencià de "elperiodic.com".
Si desitja canviar a la versió en Castellà, pot fer-ho fent click a la bandera.



No mostrar de nuevo este mensaje
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando estará aceptando su uso.
OK
Versión Móvil