Divendres 21 de Juliol de 2017

-Farmacéuticas y enfermedades minoritarias como el ELA :: Solo es una opinión, Ud. perdone :: elperiodic.com

Versió Clàsica
Edició
Solo es una opinión, Ud. perdone
Solo es una opinión, Ud. perdone
Por J. P. Enrique

Farmacéuticas y enfermedades minoritarias como el ELA

17/07/2017
2 comentarios
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

La industria farmacéutica investiga y fabrica medicinas que nos curan las enfermedades o nos las  mantienen  bajo control para hacernos una vida más saludable.

Las empresas farmacéuticas producen miles de medicamentos que luego patentan para así recuperar sus costosas inversiones. Es normal que así sea ya que si no ganaran dinero no podrían invertir. El beneficio empresarial es muy justo y es el motor de la iniciativa privada. Una iniciativa que apuesta sus ahorros y los que obtiene de los bancos arriesgándolo todo hacia la investigación, el estudio, la autorización, la patente, el lanzamiento y  la distribución  de sus productos a través de  farmacias y hospitales. Pero no vivimos en el país de las maravillas de Alicia y todo no es tan bonito. Veamos por qué.

Un empresario parte de una línea de investigación que él marca entre varias posibles. Si, tras largos trabajos, su equipo va en busca de un producto para paliar el dolor de cabeza, una infección estomacal, el colesterol, un antibiótico, un fármaco para combatir la trombosis, el insomnio, la fatiga, la colitis,  problemas cutáneos,  sexuales (ya se sabe lo importante que es que una persona de 80 años pueda tener una erección) , es decir que  si el producto en el que investiga va a llegar a mucha gente que puede comprarlo, entonces la línea de investigación es correcta porque la inversión se va a recuperar enseguida y los beneficios van a ser buenos.

Claro, que cuando se apuesta por un camino  se dejan otros por no ser “interesantes” cual es el caso de enfermedades raras o propias  de países tercermundistas, como el dengue,  la fiebre amarilla o la malaria. ¿Cuánta gente hay potencialmente compradora de  producto para esas enfermedades? ¿Cuántos van a poder pagar el precio? Son preguntas elementales en una decisión empresarial.

¿Qué sucede en la realidad? Que hay antibióticos, antivirales, analgésicos, etc. etc. y  productos tan extraños, como pastillas para la erección sexual a montones “porque tienen mercado” y  se venden bien a través publicidad y  de congresos  para profesionales sanitarios en donde se les “informa” y se les cuida  para que vuelvan contentos y sigan recetando sus productos (1).

Mientras sucede eso, algunas enfermedades que afectan a personas  de escaso poder adquisitivo quedan en el olvido, como también quedan en el olvido  enfermedades minoritarias  como  el ELA. No merece la pena invertir en ellas porque el número de potenciales clientes es limitado. No es rentable desarrollar un producto para una demanda relativamente pequeña.

Así funciona el mercado. Un mercado que muchos veneran no admitiendo que los Estados lo regulen “porque deben darse todas las facilidades a quienes invierten  dinero y crean empleo.”

He hecho estas reflexiones porque acabo de conocer que un amigo mío tras varias pruebas le han detectado que sufre ELA (esclerosis lateral amotrófica), una enfermedad degenerativa que es mortal porque nadie ha investigado lo suficiente para obtener  fármacos para tratar de combatirla.

Como mi amigo, he sabido que hay en nuestro país 4.000 personas que lo sufren. El azar de la vida y  el ser relativamente pocos les lleva al olvido y a  una muerte anunciada.

Si en lugar de ser 4.000 fueran 200.000 sería otra cosa. Es lo que ha ocurrido con los enfermos de hepatitis C. La investigación ha sido exitosa: Han logrado un medicamente que logra la curación en el 98% de los casos sin que la enfermedad degenere en cirrosis o cáncer de hígado.

A partir de ahí interviene el mercado y la patente la ha comprado la empresa californiana con sede en Irlanda y filiales  en Islas Caimán, Gilead Sciencies (en la que participan bancos, fondos de pensiones y de inversión y dos ex secretarios de estado de EEUU: Shultz y Rumsfeld) pagando por ella 11.200 MM de dólares a Pharmasset. El segundo año la empresa californiana obtuvo más de lo que había pagado por la patente: 14.800 MM.

 Una vez en su poder ha hecho sus números: En España si vendemos las 28 pastillas necesarias para el tratamiento, que cuestan de fabricar 10 euros, a 1.000 euros cada una ganamos por cada paciente 27.720 euros que multiplicado por 95.000 pacientes (y 200.000 infectados  aun no diagnosticados) nos da un beneficio solo en España de 8.177.400.000 euros…Y en el mundo hay 130.000.000 de infectados.

¿Es eso ético? ¿Puede condenarse a miles de pacientes a una muerte segura si ellos o el gobierno no pagan lo que les piden por el producto que han patentado?  “Es el mercado” ha dicho un tal Martin que acumula fortunas mientras juega con la angustia de millones de ciudadanos de todo el mundo “Es el mercado. Son las reglas del mercado”.  “Yo he invertido y me ha salido bien.” El mercado; el mismo que ha condenado a mi amigo a morir. El mercado que ha decidido que no le es   rentable investigar la enfermedad del ELA.

Esto va de listos. Unos listos que para mí son simplemente sinvergüenzas desalmados que tienen a su servicio legisladores,  paraísos fiscales, gobiernos y entusiastas defensores de una realidad que pide a gritos ser cambiada. No es posible que sea legal  lo que dictan unas leyes que deberían condenar a prisión perpetua a buitres carroñeros que se aprovechan de  legalidades injustas e irracionales. Ellos se mueven sin códigos éticos. Van a forrarse buscando  el máximo beneficio a cualquier precio.  Son las reglas del  mercado.

 

(1) Lo que gastan las farmacéuticas para promocionar sus productos es un escándalo mayúsculo que merece un punto y aparte. Según Farmaindustria , en el año 2016 destinaron a este capítulo, nada menos que 501 MM de euros.

Con ese dinero se pagó a sociedades médicas, hospitales, académicos de universidades, etc.  El mayor gasto se destinó a la realización de Congresos en donde  los invitados acuden con todos los gastos pagados. Curiosamente ese ingreso que en buena lógica debería ser una retribución en especie a efectos fiscales está exenta de tributación y continua igual porque así lo han querido PP y Ciudadanos.

Las mayores presupuestos han sido las farmacéuticas Janssen (40 MM), Novartis (35), Roche (30), Pfier(25) y Bayer(13).

 

  • Currently 3.75/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 3.8/5

 
T'ha mancat un detall
I els estudis dels investigadors no els paguen les farmacèutiques, ho paguen els contribuents de cada país, els que tenen tots els seus ingressos controlats. Aquest "input" no el solen comptar mai.
Enviado el 20/07/2017    
 
jose megias verges
invetigacion de enfermedades
Hola JP. Te felicito por el tema que has tocado ,yo llevo 30 años dedicandome a las enfermedades mentales y tengo que decirte que lo que encuentro a faltar en la investigacion es que tengan un departamento que unifique todas las investgaciones y no que se realice cada uno por su cuenta
Un ejemplo esta en la investigacion Unedin que despues de 30 años investigando un a ciudad de 100000 habitantes desde que nacen hasta que cumplen 50 años se ha llegado a un cambio en el enfoque de las enfermedades .Despues de estos informes Israel a comprobado que la ezquizofrenia y otras enfermedades mentales tratandolas con oxigeno al 40 % en lugar del 21% necesario en el cuerpo humano ,debido a que las venas del cerebro en estos enfermos son mas pequeñas y perjudica al funcionamiento de las neuronas ,realizando estos cambios los enfermos mejoran rapidamente.Como ves las pastillas en lo que esta enfocado tratar estas enfermedades deberian empezar a realizar estos tratamientos ,por cierto mas economico
Enviado el 20/07/2017    
Actualmente está en la versión en Valenciano de "elperiodic.com".
Si desea cambiar a la versión en Castellano, puede hacerlo pulsando en la bandera.

Actualment està en la versió en valencià de "elperiodic.com".
Si desitja canviar a la versió en Castellà, pot fer-ho fent click a la bandera.



No mostrar de nuevo este mensaje
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando estará aceptando su uso.
OK
Versión Móvil