-BANKIA. Preguntas y respuestas :: Solo es una opinión, Ud. perdone :: elperiodic.com

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.
Acepto     Más información
rss facebook twitter Canal elperiodic.com youtube  lasprovincias.es
Miércoles 1 de octubre de 2014 |
google
elperiodic.com
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
Solo es una opinión, Ud. perdone
Solo es una opinión, Ud. perdone
Por J. P. Enrique
Añadir "Solo es una opinión, Ud. perdone" a mi lector RSS

BANKIA. Preguntas y respuestas

14/05/2012
16 comentarios
recomendar
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar
¿De dónde procede Bankia? Caja Castellón era una caja que obtenía sus beneficios de una política muy austera en el control del gasto, prudencia en la concesión de préstamos, unos trabajadores muy motivados y la vinculación de su clientela.

Un día comenzaron aparecer informes diciendo que aquella Caja de Ahorros no tenía viabilidad porque “necesitaba tener mayor volumen para afrontar el futuro”. Antonio Tirado fue el hombre clave para manejar los hilos y abocarla en los brazos de Caja de Ahorros de Valencia.

La Caja valenciana tenía en esos momentos muchos problemas derivados de su agresiva política inmobiliaria; tantos que su presidente diría años después de su cese: “Cogimos una Caja quebrada y (tras la fusión con Caja Castellón y Caja Segorbe) la hemos elevado al tercer puesto en el ranking de Cajas.”

A la unión de las Cajas de Valencia y Castellón se la llamó Bancaja que salió impulsada tras las plusvalías que generaron las Cajas “inviables, obsoletas y anticuadas” de Castellón y Segorbe.

Cuando, tras el estallido de la última crisis, aparecieron de nuevo los problemas, vino el intento fallido de fusionarla primero con La Caixa y finalmente con Caja Madrid de donde nació Bankia. Se juntaron dos cojos en una fusión aprobada por Rajoy que Zapatero debió haber vetado.

 

¿Cómo actuaron los dirigentes de Bancaja? Compraron el Banco de Valencia y realizaron en la Caja y en su banco políticas agresivas impropias de una Caja de Ahorros y “genialidades” como las de introducir productos como Fonsegur, Renta Vitalicia, Pagarés, Fondos de inversión, Obligaciones Subordinadas, Participaciones preferentes, Bonos, Japoneuro, etc. etc. Productos todos ellos muy válidos para determinados sectores de clientes, pero que fueron vendidos con calzador a cualquiera que se ponía a tiro. La misión de los profesionales era colocarlos como fuera a través de objetivos que les marcaban desde la dirección. Cumpliendo con lo ordenado, el director de oficina recibía una gratificación, el jefe de zona lograba otra muy superior, el director regional obtenía otra mucho mayor y por supuesto la cúpula se llevaba sobres muy grandes mientras sacaba pecho exhibiendo los resultados.

La Caja había pasado de ser una Caja a ser un instrumento, para que los “profesionales” ganaran dinero siempre que no se preocuparan de pensar y sí de vender lo que les dijeran. Uno de los últimos objetivos ha sido la colocación de 6.000 millones en Preferentes y otro posterior su reconversión en acciones de Bankia. Ahí han atrapado a miles de pensionistas y ahorradores no demasiado bien informados de Preferentes ni de Bolsa.

Mediante absurdos objetivos se obligaba a los empleados a vender planes de pensiones sólo para aumentar su número, regalando la entidad una aportación inicial que cargaba en su cuenta de resultados como un gasto más; a abrir cuentas regalando jamones sólo para incorporar DNIs nuevos al sistema; conceder hipotecas sin importar el riesgo, etc. etc. Si el plan de pensiones quedaba sin aportaciones no importaba, si las cuentas abiertas a nombre de peñas con 12 titulares no servían de nada, tampoco y menos que se concedieran hipotecas pensando que podrían ser morosas. “Si éso ocurre –decían desde las jefaturas- ya se ocupará el Departamento de Morosidad de solucionarlo”. En eso está ocupado ahora mismo, desde hace 4 años, el Departamento de Morosidad, y tiene trabajo, ya que de los 184.000 millones de activos tóxicos de toda la banca 31.800 son de Bankia (Bancaja ha aportado nada menos que el 65% de morosidad al grupo).

 

¿Qué hicieron los políticos valencianos? Viendo que las Cajas tenían más de la mitad del ahorro nacional y que allí había muchos beneficios, se ocuparon de entrar a saco. Se repartieron generosos préstamos, ayudaron a sus amigos a obtenerlos, orientaron las inversiones de la entidad hacia sueños irrentables y estrambóticos como Terra Mítica, Ciudad de la luz, Aeropuerto, Valencia CF, etc.etc. etc. Fueron chupando de la vaca con todo descaro hasta que la vaca no pudo más. (Y ahora con la vaca en la UVI dicen que son inocentes y algunos les creen).

Aquí estaba Olivas desde el 2002 y todo el poder político como dueños absolutos de Bancaja y de la CAM, dedicados a abrir oficinas en Miami, vender productos domiciliados en paraísos fiscales y poner objetivos hipotecarios cada vez más altos a sus profesionales, para que ellos se vieran forzados a ofertar peligrosos préstamos: desde el inmigrante (hasta con una nómina falsificada) “Tu me traes una nómina y yo no te voy a dar 10 sino 12 para que tengas para el piso, los muebles y para cambies de coche”; al promotor para que incrementase su cartera de suelo: “No te preocupes yo te financio todo el coste del solar y también los gastos. En seis meses ganarás un pastón. Yo estoy aquí para apoyarte”.

El IVF, organismo valenciano dedicado a controlar a nuestro sistema financiero, miraba a otro lado.

 

¿Hay responsables? Naturalmente que los hay. El primer responsable es el partido político que tenía el control los órganos de decisión de las Cajas de Madrid (desde 1996, fecha en la que Blesa sustituyó a Terceiro multiplicándose por 16 el sueldo) y de Valencia . No vale echar balones fuera, para consumo electoral, culpando sólo en quien ellos no han nombrado: MAFO, el cual tiene la responsabilidad que tiene (similar a la que tenían quienes controlaban al Bank Irland, DEIXIA o el Bank of América, entre otros y que también fracasaron). De ahí a que quienes gestionaban las Cajas de Madrid y de Valencia, manipulaban sus balances y las han llevado a la ruina se laven las manos, va un trecho.

Rato, el mejor ministro de economía del PP y artífice del “milagro” económico de Aznar, empezó cargando 4.000 millones para saneamiento contra capital debilitando así a la entidad y se lanzó a una prematura aventura bursátil escondiendo la quiebra del Banco de Valencia. A Rato lo impuso Rajoy y a Rato lo apartó Rajoy.

En sus maniqueos se atrevieron a dar todo el poder en Bancaja aun mediocre del partido: José Luis Olivas y en Madrid vimos una guerra interna entre facciones. Gallardón y Esperanza hicieron su batallita para intentar colocar a los suyos en Caja Madrid (Dña Esperanza a su segundo de abordo, Ignacio González). La Presidenta cambió los estatutos y soltó aquella famosa frase: “Le hemos dado un puesto más a IU y se lo hemos quitado al hijo de puta”). Bancaja ya estaba muy bien controlada. La CAM también, a través de dos empresarios afines: Sola con Zaplana y Crespo con Camps. Otra disputa interna la vivía Rato con el que fue su segundo: De Guindos, que se atrevió a rebajarle a su antiguo jefe 1,78 millones anuales de su sueldo y le prohibió que adquiriera Unim para escapar de exigencias legales.

Desde el Banco de España, M.A. Fernández Ordoñez, que tantos consejos daba sobre lo que el Estado debía de hacer en materias que no eran de su competencia, como la reducción de salarios, miraba para otro lado eludiendo sus responsabilidades.

En el Consejo de la Administración aparte del PP, otros partidos en minoría también callaban porque su sillón les era rentable y además disponían en las Cajas de las pólizas de crédito que necesitaban para sus maquinarias electorales. Pólizas que muchas veces acababan metidas como pérdidas en los balances.

 

¿Puede cambiar algo en el futuro? Muy difícilmente ya que todo lo tienen muy controlado. Los banqueros ocupaban y siguen ocupando los puestos clave. Aquí en el Ministerio de Economía. Allá en el BCE. Más cerca, Salvador LLuch, quien fue máximo responsable de Bancaja en Castellón, Subdirector general y agresivo dirigente impulsor de tantísimas barbaridades, haciendo uso de los apoyos políticos que logró a costa de buenos favores, el mismo poder político le ha colocado, tras ser despedido de Bankia, como Director de la SGR para que desde allí continúe estrechando los lazos entre ambos poderes: el político y el económico. Otro banquero de postín, un tal Goirigolzarri que viene de que le echen del BBVA con un abultado sobre, es el nuevo encargado de poner orden en la intervenida Bankia.

El mediocre José Luis Olivar sigue ahí, sin que su partido diga nada y desde ahí continua aumentando su cuenta corriente particular, tal como acordó con Rato, quien también ha sido expulsado con una indemnización millonaria tras su nada exitosa gestión.

 

¿Ha actuado bien el Gobierno tras la crisis? Como suele hacer en sus decisiones importantes, Rajoy ha guardando silencio dejando pasar el tiempo.

¿Cómo tenía que haber actuado? Todo el mundo sabe que a estas situaciones se llega después de un largo tiempo de cocido interno. Lo normal es esperar a un fin de semana, suspender la cotización, intervenir la entidad, transmitir tranquilidad y explicar exactamente cual es la decisión adoptada. Nada de eso hemos visto. ¿Cómo es posible estar durante una semana con incertidumbre? Como bien ha dicho Rosa Diez “que monten en la Moncloa una habitación para el pánico y cuando les entre que se encierren allí”. ¡De vergüenza! Tanto presumir y resulta que no saben decir la verdad, ni cumplir lo prometido, ni tomar decisiones. Lo que sí saben hacer muy bien es echar las culpas a otros. ¿Cuándo tiempo van a seguir con la misma cantinela? ¿Cuánto tiempo vamos a seguir escuchando que “hay que apoyar a los bancos para que fluya el crédito”? ¿Cuánto tiempo más?

Desde que se inició la “reforma” del sistema bancario tras la crisis el Estado ha aportado 115.000 millones de euros (solo aquí en España). La mitad en avales. 19.000 para la compra de activos. 14.000 de ayudas al FROP y 400 a las pérdidas de Caja Sur. Y sigue.

En febrero Rajoy aprobó una reforma del sistema financiero. Vamos a por la segunda. Tras la primera, hace 3 meses, se nos dijo que era la definitiva para que “resolver las dudas sobre los activos de la banca y restablecer la confianza” ¿Ya no nos acordamos?

Comparta este artículo
  • Currently 3.06/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 3.1/5
Listado de comentarios

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
 
paco planelles
¡Viva los vivos! a los demas. . .
Era evidente que lo que tu en forma tan detallada y precisa pones de manifiesto. Y ahora ¡que! En lo personal me produce indignación pero sobretodo amargura.
Enviado el 14/05/2012    
 
JP
Pues sentimos lo mismo
Pues éso y más coasa es lo que siento yo.
Más preciso podria ser pero no puedo serlo ni pueblo hablar de actos denunciables que no puedo demostrar. Lo siento. Un abrazo Paco
Enviado el 14/05/2012    
Primero | « Anterior | 1 |  2 
Opinión
26/09/2014 - El mirador de l’Alcora
Uso responsable del agua
25/09/2014 - Camins de l´Alcora
San Pascual Baylón y el venerable Bertrán
26/09/2014 - Con todos mis respetos
El secuestro corporal
28/09/2014 - El Raconet Blau
Un camino a ninguna parte de Artur Mas
24/09/2014 - Moda e Imagen
¿Cuál es el perfume ideal para ti?
28/09/2014 - Cosas mías
La España de la traición sin ley
29/09/2014 - Carta oberta a Moncofa
Vehículo oficial
28/09/2014 - La Palestra
Entre l´excel.lencia y el low cost
26/09/2014 - Solo es una opinión, Ud. perdone
De la transición a la corrupción
29/09/2014 - Columna de Michel
Rajoy y Groucho Marx
29/09/2014 - Arte en la estética
La cirugía estética y el arte
Más noticias de hoy en la Comunitat Valenciana
Humor
Ditalulling

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Aviso legal | Publicidad | Correo