Dimecres 20 de Setembre de 2017

-Las mentiras siempre equivocan. La verdad siempre es aconsejable :: Reflexionando, que no es poco :: elperiodic.com

Versió Clàsica
Edició
Reflexionando, que no es poco
Reflexionando, que no es poco
Por Cesar Llorca

Las mentiras siempre equivocan. La verdad siempre es aconsejable

13/09/2017
1 comentario
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

La situación actual de crisis del Estado con Cataluña, corre el riesgo de ir a más, - quiero decir - que se vaya a empeorar, como consecuencia de las actuaciones que a petición del Gobierno de Mariano Rajoy, han adoptado el Tribunal Constitucional y la Fiscalía General del Estado, y de las actuaciones estrafalarias, ilegales y chulescas provocaciones de Puigdemont y Cia, con las que, parece buscar la detención y el encarcelamiento.

Y que la “Diada 2017” se haya celebrado con una manifestación de 350,000 ó un millón de personas, a mí me da igual, porque no viene a expresar nada nuevo, a la fractura social que ya conocemos desde hace años, pero que este año sin lugar a dudas, se ha expresado mucho más acentuada como consecuencia de las actuaciones que señalo en el párrafo anterior. Y no seré yo, quien me ponga a contar los asistentes, para proceder a lo que considero una discusión para besugos.

Pero lo que si quisiera, porque si tiene su interés, es el desenmascarar las “Grandes falsedades” sobre las que se asienta el Proyecto separatista en Cataluña.

Una gran mentira ha sido el reiterado victimismo tradicional del mantra “España nos roba” que ha sido asumido lamentablemente por una parte de la población, siendo totalmente falso.

Otra “Gran mentira”, es la que está afirmando que el “Estado, quiere impedir al pueblo que vote para decidir lo que quiere ser”.

Pero el derecho a votar del pueblo, nunca es un derecho abstracto para ponerse a votar lo que se le ocurra a cada  pueblo, aunque se enfrente a las leyes de la DEMOCRACIA.

En una sociedad Democrática, la misma DEMOCRACIA es posible porque hay leyes que la hacen posible y que hay que respetar, y no es posible otros caminos ilegales al margen de las mismas. Y el derecho a decidir con el voto del pueblo soberano, en el marco legal establecido, en nuestro caso, en la Constitución de 1978, se ejerce sobre una propuesta concreta, incluso se puede votar para determinar la reforma de la Constitución, para cambiar los articulados que se estime conveniente actualizar y someter a Referéndum para su aprobación por los españoles, la “Nueva Constitución”. Pero lo que no se puede es “Violar la ley” como se ha realizado por los grupos separatistas, aun contando con “Su mayoría en el Parlament”.

Por lo tanto, la manipulación secesionista de que “No quieren dejarnos votar”, es una burda mentira, para que la reacción a ese mantra sea él: “Vamos a votar”.

Con esa “filosofía de la mentira”, el nacionalismo catalán separatista, ha estado divulgando él: “España nos roba”. Curiosamente  ignorando los robos de la familia Pujol con su 3%.

Y esas mentiras, desgraciadamente han venido calando en una parte significativa de la sociedad catalana.

Pero las mentiras, no se han quedado ahí, se han ido haciendo grandes e insoportables para quien tenga los cinco sentidos, los utilice y haga uso de los mismos. Por ejemplo, asegurar como ha hecho Oriol Junqueras, que “Cataluña seguirá formando parte de la Unión Europea”, es otra gran mentira ya que destacados dirigentes de los organismos de la Comisión Europea ya han manifestado que: “Cuando una parte de un Estado perteneciente a la Unión Europea, se declarara  independiente del mismo, pierde el derecho de pertenecer a dicha Unión”.

Esta falsedad de Junqueras, tiene una clara intencionalidad, y es la de no informar las desventajas que supondría para Cataluña su salida automática de la Unión Europea.

Mentira, y más mentiras, son el reivindicar: “El Derecho de auto-determinación” de Cataluña como un Derecho Internacional. Porque el derecho de auto-determinación se reconoció únicamente a los países que rompiendo su condición de “Colonizados” al finalizar la II Guerra Mundial  se constituyeron como naciones libres con un Estado propio, y así fueron y son reconocidos por la Organización de las Naciones Unidas.

La autodeterminación la tendría el pueblo que fuera oprimido hasta su exterminio por un Estado. Pero Cataluña y el pueblo catalán, no están en ninguna de las situaciones citadas, digan lo que digan Puigdemont, Junqueras, la CUP y JuntXsi, que solo dicen mentiras para “Engañando al pueblo, lograr la falacia que persiguen.”

¿Y por qué se ha llegado hasta aquí, a la mayor crisis del Estado que España ha vivido desde hace décadas?

Si cuando el PSOE salió del Gobierno en el 2011, el nacionalismo catalán tenía el 10% de apoyo en Cataluña y ahora tiene el 40%, esa evolución ha sido por algo fundamental que ha contribuido a ello, como fue el recurso de anticonstitucionalidad planteado por el Gobierno de Mariano Rajoy, y la continuidad del  “Tranquidismo político” de Mariano Rajoy que por todo argumento ha sido recordar que la ley, es la ley. Pero ignorando hasta el ridículo más absoluto que: “La ley, con leyes se cambia”.

Esta ha sido la practica empleada por el gobierno del nacionalismo español del PP, que dirigido por Mariano Rajoy han venido alimentado el independentismo separatista radical, como reacción al inmovilismo político que se ha practicado desde el Gobierno español ante Cataluña y sus reivindicaciones.

Y ante este crecimiento de la irracionalidad de Mariano Rajoy, y de los Presidentes de la Generalitat, no se ha producido en mi opinión, ninguna batalla ideológica frente al independentismo, lo que ha permitido que el separatismo adquiriese las dimensiones actuales y se afianzase la fractura social en Cataluña.

Por esa razón, hoy la necesaria articulación del Estado, es hoy tan necesaria como compleja, pero de todos modos  hay que intentar llevarla a cabo, ya que es la única solución posible a la crisis actual en España.

Y esos intentos, nos piden reflexión sobre la reforma de la Constitución que se necesita para hacer que la Unidad del Estado español, no margine, sino todo lo contrario, asuma las peculiaridades nacionales que tenemos en España.

Y esa forma de entender la política hoy, es la necesidad del entendimiento de los partidos políticos, ante el agotamiento y falta de imaginación y fuerza de Mariano Rajoy, ya que las medidas judiciales ante los Puigdemont,  Carme Forcadell y otros, para evitar ilegalidades, no van a su vez a terminar con el independentismo de la noche a la mañana. La crisis del Estado va a permanecer el día 2 de octubre, y yo estoy convencido de que no se resolverá con las políticas de cada partido, sino con los partidos que estén dispuestos a hacer política de Estado.

Y si requisitos para avanzar en el reconocimiento de la diversidad, son respetar la Libertad y la Democracia, puesto que son los únicos valores que pueden y deben respetar la diversidad nacional de nuestro país. Yo creo y estoy convencido que millones de catalanes, estén hoy a un lado u otro de la división social, estarán convencidos un  día, de que el reconocimiento de Cataluña con más auto-gobierno, si somos capaces de promover la cultura del pacto, y de hablar de verdad, con la verdad, y hacer la política que no se ha hecho hasta ahora, no tiene por qué ser un problema en el Estado Plurinacional que hay que someter en referéndum al pueblo español.

Por eso es muy importante que se abandonen los radicalismos y la ambivalencia de algunos dirigentes de Podemos, que confunden más que aportan propuestas posibles para lograr “Los hipotéticos enunciados de Pablo Iglesias”.

Hoy jugar nuevamente a “Destronar a Mariano Rajoy del Gobierno”, viniendo de la boca de Pablo Iglesias, con ERC y el PSOE, no levanta ningún entusiasmo, más bien la desconfianza en este líder por su hoja de ruta bien conocida.

  • Currently 3.25/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 3.3/5

 
Felipe i Alfonso, la gran veritat.
Vaja, escrit d'un deixeble dels traïdors a les classes subalternes com González, Guerra, Bono i uns quants fariseus més.
Recollons!!! Sembla que la CE estiga gravat en titani, molt més que les taules de la llei mosaiques. Sí les que va rebre Moisès al Sinaí.
I com deia algú: "Hi ha hagut i hi ha lleis clarament antidemocràtiques (fins i tot les dictadures i les tiranies munten la seva legalitat) i pràctiques democràtiques que no estan recolzades per cap llei o que, per fer-les possible, cal desbordar el marc legal. La legalitat no pot ser un fetitxe al qual se sacrifiquin la legitimitat i els drets irrenunciables, tant individuals com dels pobles. I això és també vàlid referit a les constitucions, que no són altra cosa que el resultat jurídic de la correlació de forces en cada moment històric."
Enviado el 16/09/2017    
Actualmente está en la versión en Valenciano de "elperiodic.com".
Si desea cambiar a la versión en Castellano, puede hacerlo pulsando en la bandera.

Actualment està en la versió en valencià de "elperiodic.com".
Si desitja canviar a la versió en Castellà, pot fer-ho fent click a la bandera.



No mostrar de nuevo este mensaje
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando estará aceptando su uso.
OK
Versión Móvil