-Camino a Pentecostés :: Piedras vivas :: elperiodic.com

Versió Clàsica
Diumenge 23 de Abril de 2017
google
elperiodic.com
Edició
Piedras vivas
Piedras vivas
Por Eleuterio Fernández Guzmán

Camino a Pentecostés

20/04/2017
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

Hace muy pocos días que la Resurrección de Nuestro Señor ha llenado las calles de nuestra patria de multitudes de representaciones acerca del encuentro del Hijo de Dios con su Madre, María. Y ha sido, como no puede ser de otra forma, un momento ciertamente misterioso porque, que se sepa, no se sabe de tal encuentro, digamos, en las palabras bíblicas pero sabemos que es imposible que eso no se produjera como recoge la Tradición o, al menos, la costumbre espiritual de creer que lo mejor ha de haberse producido por ser lo mejor.

Pero ahora, una vez que ha pasado tal momento, recordado, de la historia de la salvación del ser humano, es que nos corresponde otro: vamos camino de otro momento histórico: aquel en el que Iglesia de Cristo dio comienzo su verdadero camino, su primer camino. Y tal momento es Pentecostés. Y es que los Apóstoles, al recibir entonces el Espíritu Santo, supieron que no podían quedarse mirando, cuando lo hicieron, al cielo sino que debían ponerse en marcha.

Pero eso, aquello que entonces sucedió, ya sucedió entonces y ahora, ahora mismo, nosotros debemos cumplir con la misión que tenemos encomendada.

Dijo san Josemaría, en la Homilía de Día de Pentecostés de 1969 que "El Señor nos dice en la Escritura Santa, nos ha salvado haciéndonos renacer por el bautismo, renovándonos por el Espíritu Santo que Él derramó copiosamente sobre nosotros, por Jesucristo Salvador nuestro, para que, justificados por la gracia, vengamos a ser herederos de la vida eterna conforme a la esperanza que tenemos". Y eso ha de suponer algo, un hacer, un llevar a cabo.

Tal vida eterna también ha de ser transmitida, en cuanto sentido cristiano, a los hombres de hoy día. Por eso el apóstol de ahora mismo, que sustituye a aquellos primeros que escucharon, directamente de Cristo, la necesidad de sentirse enviados, tiene, como entonces, algo que hacer, un reto al que enfrentarse.

Por eso, si hoy día una de aquellas intrépidas personas tuviesen que salir a los caminos del mundo se encontrarían con temas y actitudes personales con las que tendrían que emplearse a fondo pues si bien hay cambios, lógicamente, en lo sucedido en el mundo desde entonces, muchas actitudes son exactamente las mismas con las que tuvieron que enfrentarse. Por ejemplo:

-El relativismo de muchos componentes de la sociedad, incluso de los llamados cristianos que siguen dándose al todo vale.

-El egoísmo de una sociedad donde se hace prevalecer el tener sobre el ser.

-El olvido de la Palabra de Dios haciendo, de ella, algo pasado o carca.

-La imposición de una sociedad hedonista donde no hay lugar para lo que pueda resultar contrario al placer: ni se entiende el dolor ni nada que resulte, aparentemente, negativo.

-El abandono de unos valores que han conducido a la sociedad desde que fueron transmitidos por Dios a la humanidad.

Por eso, el apóstol de hoy ha de enfrentarse con las singularidades propias del siglo pero, al fin y al cabo, con las mismas situaciones que, desde siempre, han afectado al devenir del ser humano demasiado acostumbrado a no seguir la Ley de Dios. Y nosotros, ahora que estamos camino de Pentecostés, no podemos olvidar que no es necesario que se produzca el acontecimiento de las lenguas de fuego para que actuemos como debemos. Y que actuemos como hijos de Dios es cosa, exclusivamente, nuestra.

  • Currently 3.33/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 3.3/5

Actualmente está en la versión en Valenciano de "elperiodic.com".
Si desea cambiar a la versión en Castellano, puede hacerlo pulsando en la bandera.

Actualment està en la versió en valencià de "elperiodic.com".
Si desitja canviar a la versió en Castellà, pot fer-ho fent click a la bandera.



No mostrar de nuevo este mensaje
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando estará aceptando su uso.
OK
Versión Móvil