Dilluns 18 de Desembre de 2017

-Jesús David Valero Fernández: notas esforzadas :: Periòdica Columna :: elperiodic.com

Versió Clàsica
Edició
Periòdica Columna
Periòdica Columna
Por Eleuterio Fernández

Jesús David Valero Fernández: notas esforzadas

14/04/2008
1 comentario
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

A veces, los acontecimientos nos llevan a pensar que las circunstancias de la vida nos presentan oportunidades, por desgracia no buscadas, para que la alabanza, la loa y el agradecimiento salgan al encuentro de cada uno de nosotros.

Los días 5 y 6 de este mes de abril (hace, por tanto, muy pocos días) se produjeron, en Burriana, dos eventos musicales de los que tengo que hacer mención aquí porque, en realidad, han sido los que me han dado ocasión a escribir esto que ahora empiezo.

El día  30 de mayo del año 2006 publiqué, en este mismo periódico digital, un artículo titulado Filarmónicos que venía referido a la Agrupación Filarmónica Burrianense, a algunas actividades de la misma y a la grabación (hacía, entonces, 7 años) de un disco en memoria de don Jorge Vicente Rodríguez.

Y tal cosa era porque, además de haber conocido a muchos de los integrantes en la “Banda” de Burriana (recuerdo, ahora, a Juan, a Luis Torres, a los hermanos Giménez con su clarinete, etc) también se encontraba, en aquella Filarmónica, la persona a la que dedico esta humilde columna.

Cuando a los siete años de edad alguien tiene interés y gusto por la música y, más concretamente, por la música de banda (muy común en nuestra Comunidad Valencia donde, como se suele decir, con cariño, si pegas una patada en el suelo, te sale un músico) es de orden normal que la persona se decante, no sé la razón de tal cosa, por los instrumentos de viento.
Sin embargo, cuando la persona de la que se trata está en ese período de tiempo en el cual el arreglo del aparato bucal (de los dientes, vamos) le ocupa unos años de su vida, por cuestiones de aparatos, es sencillo comprender que no sea lo más fácil (si es que es posible) hacer uso de la boca para tocar ningún instrumento que necesite de tal órgano. Por eso, en el caso de la persona de la que ahora escribo, creo recordar que fue la causa de que, llevado por tal circunstancia, se decantara por la percusión ya que de otra forma hubiera sido lo esperado que, al menos en ese momento (ideal por la juventud) el aprendizaje de la música y la posterior entrada en la “Banda” no se hubiera producido. Y, quizá, entonces, nunca.

Sin embargo, la perseverancia le permitió seguir adelante con sus estudios de música.

(Excursus)

No puedo, aquí, dejar de hacer mención a una persona que, a lo largo de aquellos años que tenía que desplazarse a estudiar música (en el Río, donde estaba – no sé si sigue estando allí- el local donde los miembros de la “Banda” aprendían y practicaban) ocupó su tiempo en acompañarlo a tal lugar y soportó, esperando y con paciencia amorosa de abuela, el tiempo que él ocupaba en su aprendizaje. Y me refiero a su abuela Inés, a la que tanto quiere y recuerda, seguro, en su exilio Vascongado.

(Fin del Excursus)

Y pasaron los años de estudio. Muchas cosas se dicen de la persona de la que escribo ahora: que si estudió con don David Guillamón (que tanto le enseñó); que si estudió grado medio en el Conservatorio profesional de música Mestre Tárrega de Castellón; que si ha hecho cursos de perfeccionamiento con el propio David Guillamón, Nick Woud, Manel Ramada, etc.; que si ha colaborado con la Joven Orquesta Sinfónica de Castellón; que si fue fundador del grupo de percusión “TAIKO”; que si ha tenido, y tiene, una relación muy fructífera, ruidosa y armoniosa, con la pirotécnica Martí (donde Reyes Martí hace de las suyas para deleite de todos); que si ha compuesto el pasodoble “Andrea”;… y muchas cosas que aquí no voy a citar porque, seguramente, me dejaría algunas de ellas.

Y esto es un Currículum que no está nada mal para ser persona tan joven.

  

Como era de esperar en un joven con ganas de aprender y conocer el campo musical del que se ocupa y goza no pudo (era inevitable) perfeccionar lo que ya sabía (que no era poco aunque él, seguramente, pensara que no era suficiente) ingresó, previa prueba, en el conservatorio superior de música del País Vasco (MUSIKENE) donde, en la modalidad de percusión clásica, está (ya se ha visto en los conciertos) aprendiendo, como se dice, lo que no está en los escritos. 

Es de suponer que, de vez en cuando, hará escapadas como la que ha hecho ahora para hacer disfrutar de su música a quienes tengan el placer de asistir a sus conciertos (en solitario o en compañía de otros músicos) y de esperar, seguro estoy de eso, que no sólo su familia lo estará esperando con ansias de abrazarlo sino que muchas otras personas desearán volverlo a oír o, al menos, escuchar los instrumentos que tanto ocupan su vida desde hace 14 años.


Y, volviendo a lo que escribía al principio, los días 5 y 6 de abril (en el Teatro Payá el día 5 y en el Centro de Estudios Rafael Martí de Viciana el día 6) intervino, con otros solistas (la primera fotografía, arriba, los muestra a todos) intervino en dos conciertos: acompañado el primero, en solitario el segundo.

Según cuentan las crónicas ambos fueron un éxito. Más, por decirlo así, el segundo, donde el esfuerzo de la persona que interpreta en solitario muestra mejor lo aprendido que es lo que allí se vio y oyó.

Y así podría seguir un buen rato. Loar y alabar el trabajo hecho (y por hacer aún, seguro) de la persona de la que ahora escribo no es ni pesado ni largo porque, seguramente, siempre me quedaré corto.

Y es que la persona de la que ahora escribo (y que da título a la presente columna) tiene nombre y apellidos: Jesús David Valero Fernández.

Y es que, además, es mi sobrino.

 

 

 

Las imágenes que ilustran esta columna han sido tomadas de www.elperiodic.com

  • Currently 0.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 0.0/5

 
kojiki
identificome
niño que encima me mentas en el articulo,tengo mucho tiempo libre,pero lo ocupo amortizando el canon digital de los ladro... de turno,he tardado en contestar,pero aqui estoy ,para contactar hazlo en sibluething@yahoo.es,y si soy ateo pero mas lo es mi hermano mayor y hace años que sale llevando la peaña de san Blai,y va a Alfondeguilla a la representacion,creo que es de la ultima cena,lo de la peaña lo puedes vericar ya que sale en la foto del periodic,yo tambien he salido, aunque de espaldas,dentro de una zanja y con la peña criticando la excavacion,no se si tambien el recordar alos romanos ofende a los contrarios a la memoria historica, hasta pronto si contestas
Enviado el 17/04/2008    
Actualmente está en la versión en Valenciano de "elperiodic.com".
Si desea cambiar a la versión en Castellano, puede hacerlo pulsando en la bandera.

Actualment està en la versió en valencià de "elperiodic.com".
Si desitja canviar a la versió en Castellà, pot fer-ho fent click a la bandera.



No mostrar de nuevo este mensaje
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando estará aceptando su uso.
OK
Versión Móvil