Dilluns 18 de Desembre de 2017

-El saludo y las formas :: La Columna de Jose :: elperiodic.com

Versió Clàsica
Edició
La Columna de Jose
La Columna de Jose
Por José Albalat

El saludo y las formas

13/08/2008
1 comentario
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

A veces nos encontramos en situaciones que no sabemos dilucidar si son desconocimiento o falta de educación.

Para mí, el cruzarme con una persona en una escalera, saludarle y no recibir contestación es de maleducado. Claro está que si es una escalera de un establecimiento y está abarrotada de gente es lógico que no se salude.

Los ascensores, no sé el por qué, son espacios donde la gente está callada. No sé si están esperando que se rompa o que asalten a uno pero en todo el trayecto no se dispara una palabra aparte de contener la respiración. Solamente quieres que llegue a la planta que quieres ir. Si encima entra una persona y no desea “los buenos días”, es peor.

Te encuentras tomando un refresco en un bar. Entra un cliente y dice: “Buenos días, Rafa” (Rafa es el camarero). A todos los que estamos allí no nos desea los buenos días.

Otros al marcharse del bar dicen: “Adiós Rafa”. Los demás nos quedamos sin el adiós.

Esto suele suceder también en la calle. Cuando vas en compañía y te cruzas con un conocido, la mayoría suelen decir: “Adiós Enrique”. Solamente saludan a uno de los dos.

Sería más acertado que dijeran el “adiós” o los “buenos días” a secas, quedarían mejor pues de esta manera saludarían a todos.

No creo que estas personas que no saludan, aunque no se tenga relación pero conocen a uno, no se comportarían igual si se encontraran en diferentes lugares.

Un ejemplo sería que cuando van a unas oficinas a por algún documento y ven que trabajas allí. Su comportamiento cambia y su educación también.

En lugares donde sabe que puede necesitar ayuda también se transforman. En el mar, la mayoría de gente saluda desde sus pequeñas embarcaciones levantando y agitando la mano. En senderismo, por la montaña, cuando te cruzas con alguien desconocido siempre va el saludo por delante.

Refiriéndome a gente conocida, ¿No es lo mismo por la acera de la ciudad?

Todos estamos expuestos a cualquier situación que se necesite ayuda. Somos humanitarios y no vamos a dejar de ayudar porque no nos han correspondido en el saludo. Pero las personas lo tendrían que meditar un poco.

Ya no me meto con los que giran la cara o hacen los despistados cuando te los cruzas.

Hay situaciones también que no se comprenden.

Si estás guardando tu turno pacientemente en un banco o caja y suena el teléfono del empleado, ¿por qué tiene que atenderle? ¿El que ha llamado ha guardado su turno?

En una ceremonia religiosa donde están contrayendo matrimonio una pareja, siempre está el familiar que en el momento más inoportuno arregla la cola del traje de la novia. ¿No será lícito el matrimonio por un pliegue más en el vestido?

Si giraran la cabeza la pareja anterior para ver a los que asisten para hacerles compañía en su enlace, se quedarían sorprendidos de la poca gente presente. Sin embargo para la comida o la cena están todos.

¡Cómo cambia la personalidad y lo atento que se transforma uno si tiene que ayudar a una joven de buen ver! La mayoría de veces se cae en el ridículo.

Luego está “el echao o la echá pa lante” que casi todos perdonan su actitud diciendo que no están cuerdos.

El comportamiento siempre ha sido así y lo seguirá siendo. Hay refranes que son acertados para estos ejemplos.  Uno es: “Quién siembra vientos recogerá tempestades”. Y otros, más acertados aún, dicen: “El mundo es un pañuelo” y “Arrieros somos, nos encontraremos por el camino”.

La Columna de Jose
  • Currently 3.04/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 3.0/5

 
EJAB
El Saludo y las Formas
Es curiosa tambien la diferencia entre el "hola" y el "adios", si vas por la calle y te cruzas con alguien que te dice "hola" es como si dejara la puerta abierta a una conversación , por el contrario un "adios" es como... no tengo más que decir.... no?
De todas formas la sociedad nos lleva a una vida con un ritmo tan acelerado que el saludo conlleva perder un tiempo precioso pero que al omitirlo vamos perdiendo poco a poco parte de nuestra identidad.
Enviado el 18/08/2008    
Actualmente está en la versión en Valenciano de "elperiodic.com".
Si desea cambiar a la versión en Castellano, puede hacerlo pulsando en la bandera.

Actualment està en la versió en valencià de "elperiodic.com".
Si desitja canviar a la versió en Castellà, pot fer-ho fent click a la bandera.



No mostrar de nuevo este mensaje
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando estará aceptando su uso.
OK
Versión Móvil