-Nuestras brillantes cocineras :: El Puntero :: elperiodic.com

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.
Acepto     Más información
rss facebook twitter Canal elperiodic.com youtube  lasprovincias.es
Martes 23 de septiembre de 2014 |
google
elperiodic.com
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
El Puntero
El Puntero
Por Ramón Jesús Pérez
Añadir "El Puntero" a mi lector RSS

Nuestras brillantes cocineras

29/04/2012
recomendar
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

Cuando estamos en centros de trabajo, residencias, colegios… entramos en el comedor, nos sentamos frente a la mesa pensando en nuestras cosas; vemos el menú, nos lo comemos hablando con nuestros compañeros, y así día tras día.

No pensamos que detrás de esos platos, hay unas profesionales que se esmeran para tenerlo todo listo en los mostradores, preparado impecablemente para los comensales; muchas veces nos olvidamos de su trabajo callado y abnegado, y poco valorado hasta por sus jefes.

Por mucho que ganaran nunca seria bastante, ese esfuerzo callado nadie lo ve pero está ahí, a nuestro servicio; nadie valora lo suficiente tan grande labor.

Es justo que un humilde comensal alabe su que hacer, que la mayoría de las veces solo tienen la recompensa de una fría mirada fría y perdida abandonar el comedor; tal actitud no es correcta, aunque uno reconoce haberlo hecho y pide perdón por ello.

Sí, hay que tener respeto a estas Damas del Delantal, que encarnan a nuestras madres y abuelas; muchos platos nos recuerdan nuestra niñez y adolescencia: ese potaje, esa paella, ese arroz al horno…

Algunos, con esto de la crisis, han adoptado la costumbre de coger la fiambrera o el taper y llevárselo al trabajo, costumbre muy desaconsejable de cara a estas profesionales; muchos olvidan como señalo líneas atrás, que algunas comidas son totalmente caseras, pero claro esos euritos al final de mes cuentan…

Con esta mala costumbre contribuimos al riesgo de paro de los y las cocineras, una profesión que se debe mantener por muchas razones; démonos cuenta que sin su trabajo sería costoso el funcionamiento de una empresa, un hospital, una residencia…

Sí, son las grandes olvidadas, pero que ahí están, al pie del fogón; incansables, vestidas de blanco, con su eterna sonrisa en la boca, sin pedir nada a cambio, solo una dulce sonrisa.

Comparta este artículo
  • Currently 3.06/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 3.1/5
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad
Opinión
17/09/2014 - Del 2.0 al siglo XXI
El problema de las redes sociales
22/09/2014 - Parotets i Xuplamel·los
Una imatge inèdita de Iturbi
14/09/2014 - El Puntero
Nuevas tecnologías y adolescencia
22/09/2014 - Columna de Michel
Capitalismo en USA, Canadá y Australia (II)
17/09/2014 - Solo es una opinión, Ud. perdone
Mi guerra con VODAFONE
21/09/2014 - El Foro de Manuel Altava
Escocia V. Cataluña
17/09/2014 - Con todos mis respetos
Del verso a la prosa y tiro porque me toca
Más noticias de hoy en la Comunitat Valenciana
Humor
Ditalulling