-A la caza del cazador :: Crónica de l´Alcalatén :: elperiodic.com

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.
Acepto     Más información
rss facebook twitter Canal elperiodic.com youtube
Martes 9 de febrero de 2016 |
google
elperiodic.com
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
Crónica de l´Alcalatén
Crónica de l´Alcalatén
Por José Manuel Puchol Ten
Añadir "Crónica de l´Alcalatén" a mi lector RSS

A la caza del cazador

19/10/2015
recomendar
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

Tenía que pasar yo en persona por este trance, así de forma directa, he podido enterarme y hacerme eco de que está pasando en la caza de ámbito local, llamada también la de coto municipal o abierto. Aquella en la que está inscrita la gran mayoría de ciudadanos cazadores del levante español. Dejen ustedes que les exponga mi experiencia y juzguen.

Tengo 65 años y soy jubilado. Mi afición prioritaria es la caza del zorzal (tordo), con escopeta, aunque en otro tiempo también lo fui de perdiz. En los últimos 20 a 25 años estuve muy metido en cotos privados, mientras que por el contrario, bien poco pisaba los dichos espacios de ámbito local o abiertos, aunque de estos últimos siempre he contado con “pase” de uno o dos municipios distintos.

Desde hace un par de años suelo ir a uno de estos cotos locales, cerca de casa, pues de madrugada y por esas carreteras de Dios, ya me cuesta coger el volante y recorrer kilómetros para llegar puntual a los cotos de antaño. Me gusta ver el alba, y pasar las madrugadas en el campo viendo el “paso” de las aves en cuestión.

Una vez situado al puesto de caza, con suma ilusión preparo mi escopeta y también el reclamo electrónico. Me pongo a la espera, expectante por ver cuantos de ellos aceptarán el canto del reclamo. La mayoría de las veces no llego a la docena los que me entran, y cuenten ustedes cuantos días hay del 12 a 31 de octubre, fecha aproximada en que esto se acaba. El famoso “paso” es muy limitado en días. Millones y millones de estos pájaros nos visitan cada año en su paso emigratorio. Algunos de ellos se quedan en España, el resto, la gran mayoría, cruza el estrecho.

La sorpresa, es que en mi caso, a las 8,30 horas del día de la apertura de la veda (12 de octubre), tres forestales me entran uno por cada lado. Uno de ellos me pide que pare el casette, cosa que hice de inmediato sin chistar. Además me dice que se lo lleva, lo requisa en depósito, a lo que opuse mi opinión advirtiéndole que es de mi propiedad y debidamente pagado. El casette es de venta legal y lleva grabado los cantos del tordo ¿Entienden ustedes esto? Me quedé estupefacto.

Con la llegada de los tres, y nunca mejor dicho a la caza del cazador, me preguntaba a mi mismo: Después de estar toda la vida trabajando y con 41 años y dos meses de cotización ala SeguridadSocial¿Quién soy yo además de un jubilado de 65 años?

¿Un terrorista? ¿Un yihadista? ¿Un espécimen a eliminar?

Quiero que lo sepan señores, me han fundido la moral, la multa la pagaré, pero el daño sicológico se queda y en mi vida les olvidaré. Que se acuerden estos señores de lo que digo: El día quela Sony, Samsung o la multinacional fabricante de estos aparatejos aprieten al gobierno, este legalizará ipso facto el reclamo electrónico incluyéndolo en la lista de aquellos que a día de hoy son legales, pero ustedes, los forestales, aún cumpliendo con su deber, se habrán cargado a un sinfín de gente sencilla y honrada, que lo único que querían era cazar unos pocos tordos de los millones y millones que todos los años pasan por encima de nuestras cabezas. Lo bueno de estos cazadores, es que son gente de paz y bien, y no moverán un dedo para modificar la normativa existente, ni provocarán desmanes, sino las cosas ya hubieran cambiado hace tiempo. Que la autoridad competente haga caso y modifique la normativa de caza, queda reservado para las multinacionales y los intereses de los poderosos. Garantizo que esto se producirá en ese sentido.

Si toda esa gente sencilla y humilde que sufren acoso, caso de los paranys, fueran cazadores de elefantes como otros, tendrían secretaria para todo, y además, la mejor clínica de Madrid lista para atenderles dado el caso de posibles accidentes sobrevenidos.

Lástima que yo, debido ya a mi edad, no pueda volver a mi tradicional lugar de caza, donde a estos señores no les había visto nunca ni les conocía, solo sabía de ellos de oidas. La experiencia ha valido la pena para adquirir conocimiento de primera mano, conocer la situación real, que no me lo cuenten, y si esto sigue así, igual me jubilo también de lo que ha sido mi gran afición. Dicen que estamos en una democracia, pues UNA COSA ES REGULAR, Y OTRA PROHIBIR Y ACOSAR. Lo estoy pasando mal, no olvidaré la experiencia.

Más artículos de Crónica de l´Alcalatén
Comparta este artículo
  • Currently 3.07/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 3.1/5
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Aviso legal | Publicidad | Correo