-Cuento de la licencia expréss :: Chuzos de Punta :: elperiodic.com

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.
Acepto     Más información
rss facebook twitter Canal elperiodic.com youtube  lasprovincias.es
Martes 21 de octubre de 2014 |
google
elperiodic.com
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
Chuzos de Punta
Chuzos de Punta
Por Vicente García Nebot

Cuento de la licencia expréss

28/05/2012
recomendar
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar
Erase que se era un país en el que las cosas no iban demasiado bien. Para ser exactos, las cosas iban rematadamente mal. Los súbditos de este desgraciado país estaba atemorizados porque cada Viernes, el consejo de sabios barbudos que dirigía sus designios subía los impuestos, ordenaba que los niños se hacinaran en las escuelas o recortaba la cantidad de físicos que mantenía sana a la plebe para que fuera más productiva.

Las leyes que aprobaban estos ancianos barbudos estaban hechizadas por los sortilegios y embrujos de una malvada bruja que, aunque tenía un nombre celestial “Ángela”, por su apellido de estirpe se sabía fácilmente a quien obedecía. “Merkel” que en el arcano idioma de los pueblos barbaros del norte quería decir: “la que obedece a los mercados”.

Aquel viernes, sin embargo, la princesa encargada de dar las noticias les dijo a los súbditos que el consejo de ancianos había decidido, por fin, hacer las cosas fáciles. Aprobaba la “Autolicencia exprés”. Un mecanismo que eliminaría el sistema de permisos municipales para abrir un negocio y que ahorraría "mucho tiempo y dinero" a los súbditos que desearan ganarse el pan de sus hijos por su cuenta, sin trabajar para otros.

Pero esta medida sólo afectaría a los pequeños negocios de menos de 300 m2 de superficie. Los restantes negocios, los grandes, aquellos que podrían dar de comer a muchas familias, estos seguirían estando en manos de oscuros funcionarios que alargarían las autorizaciones durante años y años. Haciendo uso de su mini-poder para tramitar los permisos. O de gente sin escrúpulos que pudieran hacer valer su posición de decisión para exigir, a súbditos y extranjeros con dineros y ganas de invertir en el país, comisiones y peajes indebidos.

Moraleja: El maquillaje es algo muy bonito y resultón.

Comparta este artículo
  • Currently 0.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 0.0/5
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad
Opinión
20/10/2014 - Columna de Michel
España: ¡Un país enloquecido!
14/10/2014 - El Puntero
Y el Vaticano se negó
12/10/2014 - Chuzos de Punta
Amparo Marco: Primarias en Castellón
21/10/2014 - Perdone que no me levante
¿Exceso de celo o falta de empatía?
17/10/2014 - En busca de la verdad
Jugando a los espías
14/10/2014 - Raons i paraules
Nou llibre sobre el cardenal Tarancón
17/10/2014 - El mirador de l’Alcora
Una oportunidad para l’Alcora
20/10/2014 - Picos Pardos
La Sanidad en venta
20/10/2014 - Con todos mis respetos
De lo puro y de lo impuro
Más noticias de hoy en la Comunitat Valenciana
Humor
Ditalulling

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Aviso legal | Publicidad | Correo