Diumenge 23 de Juliol de 2017

-La Diputación inicia la exhumación de los nichos 266 y 267 del cementerio de Ontinyent :: elperiodic.com

Versió Clàsica
Edició
Sociedad -  ontinyent
19/05/2017 | elperiodic.com  

La Diputación inicia la exhumación de los nichos 266 y 267 del cementerio de Ontinyent

recomendar
imprimir
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar
ver en PDF

Hoy se han iniciado los trabajos de exhumación en el cementerio municipal de Ontinyent, financiados por la Diputación de Valencia, donde se espera encontrar los restos de cuatro personas fusiladas el 15 de diciembre de 1939. Tras abrir los sepulcros, el equipo de expertos forenses ha encontrado los restos de al menos cuatro individuos en el nicho 266, y en el 267 un ataúd del que no tenía constancia el registro municipal. Los trabajos de identificación por parte del equipo antropólogo forense confirmarán si los restos corresponden a estas personas.

Al acto han acudido el presidente de la Diputación de Valencia y alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, la diputada de Memoria Histórica, Rosa Pérez Garijo, el secretario de la Comisión de Memoria Histórica municipal, Vicent Revert, la concejala coordinadora de Política para las Personas, Sayo Gandia, y la coordinadora del proyecto de Paleolab, la antropóloga forense Elisa Garcia.

"Hoy vivimos un día histórico y creo que Ontinyent es una ciudad más digna porque hemos hecho justicia, hemos reparado una cuestión que hace 70 años que se esperaba y que es por fin una realidad", ha remarcado Rodríguez. El presidente de la Corporación provincial no ha querido olvidar "a los familiares que desde hacía tantos años esperaban este momento", y ha agradecido a Rosa Pérez Garijo "que desde el primer momento tuvo muy claro el camino que debía tomar la delegación de Memoria Histórica, y que hoy por fin empieza a dar frutos".

Por su parte, Pérez Garijo ha señalado que este caso es distinto al iniciado hace un mes en el cementerio de Paterna, puesto que es el propio consistorio el que ha impulsado los trabajos. "Esto muestra que los ayuntamientos apuestan también por la recuperación, justicia y reparación de la historia franquista, que para nuestro equipo de gobierno es tan importante", ha añadido.

Desde un primer momento se barajó la hipótesis de que se hubiera producido una exhumación no registrada. Por ello, el equipo de forenses ha abierto el segundo nicho 267, el cual figuraba como vacío en el registro municipal, para asegurarse de que no había restos. Al encontrar un ataúd en el sepulcro y encontrar indicios de que la fecha de entierro era distinta, los expertos han procedido a cerrarlo de nuevo. "En ningún caso puede venir de la fosa común. Basta un descuido en el registro para que no conste, y esto puede ser el inicio de otra vía de investigación", ha dicho el arqueólogo forense Manuel Polo.

El trabajo que queda por hacer tomará entre unos 6 y 8 meses. Primero, el equipo de antropólogos forenses individualizarán los restos, que se encuentran mezclados. Entonces, enviarán las muestras a un laboratorio de genética en Madrid donde se harán las pruebas de ADN y las compararán con las de los familiares. En palabras de Revert, "nos queda acabar el trabajo técnico y proseguir la búsqueda de los restos que no hayan aparecido y que podrían encontrarse en una segunda fosa que no ha sido exhumada".

Testigos de los hechos

No han faltado a la cita numerosos familiares de las víctimas de la represión franquista. Uno de ellos ha sido Concha Díaz, sobrina de Rafael Bataller, quien fue fusilado a los 27 años. Cocha fue el testimonio primario que ayudó a ubicar a los cuerpos, al haber trasladado personalmente los restos, en bolsas de plástico, de la fosa común al nicho 266 durante la dictadura. "Desde entonces siempre le hemos llevado flores al mismo sitio", cuenta la hermana de Concha, María Díaz.

80 años más tarde

Durante las fiestas de moros y cristianos del verano de 1939, fueron procesados en un juicio sumarísimo en el ayuntamiento de la localidad 15 reos. Únicamente dos de ellos fueron condenados a 30 años de prisión, y el resto fue sentenciado a muerte. Los fusilados por la represión franquista fueron enterrados en fosas del cementerio municipal, y a finales de los años 60 aproximadamente se exhumaron al menos 6 de los cadáveres, por orden del alcalde de entonces, Vicent Gironés.

Dos de las víctimas fueron identificadas y enterradas por la familia; sin embargo, el resto fueron depositadas en los nichos. Con este contexto, la Corporación provincial apoya la búsqueda de los restos de estas 4 personas o, en caso contrario, localizar la fosa en la que se encuentran. La subvención concedida por la Diputación asciende a 8.864,46 euros, el valor total de la exhumación e identificación de los restos.

  • Currently 0.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
: 0.0/5

18/07/2017 - La Palestra
El plurilingüismo como primer paso
19/07/2017 - Desde el Congreso
España adelante
17/07/2017 - Crónica de l´Alcalatén
Observa y verás
19/07/2017 - Tribuna Naranja
El auge del discurso de Odio
17/07/2017 - Solo es una opinión, Ud. perdone
Farmacéuticas y enfermedades minoritarias como el ELA
22/07/2017 - Reflexionando, que no es poco
Tras el 39 Congreso, hay que seguir… hasta la Moncloa
16/07/2017 - Chuzos de Punta
Euros a cuatro pesetas
14/07/2017 - Editorial
El ejemplo de Jordi
17/07/2017 - Columna de Michel
¿Cata-listos o cata-tontos?
Actualmente está en la versión en Valenciano de "elperiodic.com".
Si desea cambiar a la versión en Castellano, puede hacerlo pulsando en la bandera.

Actualment està en la versió en valencià de "elperiodic.com".
Si desitja canviar a la versió en Castellà, pot fer-ho fent click a la bandera.



No mostrar de nuevo este mensaje
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando estará aceptando su uso.
OK
Versión Móvil